Compartir

Existen muchas formas de hacer publicidad. Uno puede publicitar sus productos gritando en la puerta del mercado: ¡A la rica cococha cántabra, oiga. Fresquita, fresquita! Pero con el paso del tiempo, la industria publicitaria ha ido refinando sus maneras, hasta convertirse en la plataforma de creaciones tan sofisticadas que, si no fuera por su pretensión mercantil, bien podrían poblar un museo, al menos uno virtual.

Si echáis una hojeada al trabajo que realizan en el estudio de arte Serial Cut, encontraréis un ejemplo de este desarrollo estético y conceptual del trabajo en publicidad. Aprovechando que Sergio del Puerto, fundador del proyecto, ha estado impartiendo una conferencia, dentro de los “VIII Encuentros sobre Diseño” de la Escuela de Arte, hemos querido saber un poco más sobre este vínculo entre la creación artística y la publicidad.

Sergio nos ha comentado que Serial Cut parte de una iniciativa empresarial personal y después de 12 años, se ha convertido en un referente a nivel nacional y con una amplia cartera internacional de clientes. De hecho, esta internalización ha contribuido a que la empresa se mantenga “bastante ajena a la crisis” y continúe creciendo a pesar de la depresión económica nacional.

El sello de diferenciación del estudio es “un estilo muy depurado, muy fotográfico y siempre tiene un toque irónico, a la vez que sofisticado. Una mezcla entre pop y surrealismo“, según nos ha descrito Sergio antes de llevar iniciar la charla en la que ha presentado a los alumnos de la Escuela de Arte un recorrido por el proceso de creación de sus principales trabajos.

Para Sergio, el camino del trabajo en publicidad pasa en la actualidad por la fusión de equipos y la multidisciplinariedad de los profesionales. En cuanto a las principales líneas estéticas, nos ha comentado que “ha habido un abuso de la geometría sagrada, formas geométricas mezcladas con el universo, y ahora solo tienes que darte un paseo por Tumblr, para conocer lo que está haciendo”.

En cuanto a la relación entre arte y publicidad, Sergio nos ha explicado que son dos cosas totalmente distintas, “yo no me considero un artista, solo soy un creativo que recibe `feedbacks’ y una remuneración por lo que hace”. Para Sergio el talento es algo básico en ambas actividades, pero el artista posee una vocación mucho más profunda y ajeno “a un campo tan comercial como el publicitario”.

 

Deja un comentario