Compartir

 

De una presentación de libros a un concierto de música. De un trueque y un slam poetry en plena calle a la fotografóa sobre pared. De los periodistas charlando sobre la escritura a descubrir en primera persona a un escritor. Estos recorridos y muchos otros se pudieron hacer ayer por la noche en las Ferias del Libro de Ciudad Real para descubrir que pese a que “no se lee” como dicen muchos sí hay amor y pasión por la lectura aunque sea a través de actos que unen la palabra al espectáculo.

 

Lecturas oficiales

El Día del Libro comenzó con una sesión de lectura a cargo de varios cargos públicos en la Librería Cilsa. Los encargados de abrir fuego fueron la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, y el concejal de Cultura, Pedro Lozano, quienes después de reconocer el valor de la lectura y la importancia del libro para la formación de la personalidad, compartieron las páginas de El enredo de la bolsa y la vida de Eduardo Mendoza.

 

 

 

Periferia 

Un recorrido por las Ferias del Libro arranca con la Periferia del Libro. Organizada por el 15M supuso una llamada para los curiosos que paseaban ayer por la Plaza Mayor y que veían en un pequeño tenderete libros con los que hacer trueque y conocer que no sólo de comprar y vender libros vive un escritor, sino, sobre todo, de que se lean sus obras. 

Un manifiesto sobre la importancia de apoyar la cultura y la publicación de libros daba amaro a esta POeriferia en la que hubo lectores en círculo y a viva voz en plena calle como si del siglo XIX se tratara y se tuviera que dar a conocer la palabra. Además a través del Slam Poetry (un pequeño espacio para que hable quien quiera) sirvió para dar voz a esos pequeños textos que todos tenemos en casa pero que la mayoría de las veces apenas ni leemos ni utilizamos.

 

 

Fotografía en la pared

De aquí se podía pasar a la plazoleta del Museo López Villaseñor y descubrir las fotografías del Colectivo Alumbre. Una plazoleta convertida en mercadillo de libros, de la Librería Birdie y que ofrecía descuentos por adquirir algún libro de fotografía de artistas consagrados y noveles. También había espacio para libros de arte de la Galería Aleph, el más curioso, una revista sobre ‘desnundos tapados’ (sí mujeres vestidas en pose de ir desnudas) que más de uno de los que se acercó mi ró y remiró para ver el título.

 

 

Los periodistas también escriben

En este recorrido no hay que olvidar a los periodistas y su charla sobre el placer de escribir, no periodismo sino Letras, con mayúsculas. Una charla en la que se habló sobre el futuro de la profesión, sobre la necesidad de prácticar la escritura y sobre todo lo que el periodismo da y lo que el periodismo quita cuando un escritor se enfrenta a su mayor reto: la hoja en blanco.

 

Viaje al Sahara desde Lítec

Otro de los eventos en los que estuvimos presentes, fue en la presentación del último libro de Ángel Luis Moraga, un joven escritor almagreño, que compagina la escritura con la actividad docente. La mirada del Chacal es el segundo título de una trilogía ambientada en las colonias españolas que Ángel Luis está componiendo y que está directamente emparentado, a través de sus personajes, con el primer libro del autor, Salamo.

La historia tiene como telón de fondo la guerra de Ifni, un conflicto en la costa sur de Marruecos que fue silenciado durante el franquismo. Según nos contó Ángel Luis, desde este trasfondo bélico el libro narra la aventura vital de una joven situada en una encrucijada y que tendrá que descubrir un camino que integra el pasado y el futuro.

Después de la presentación, la música hizo su entrada en la Librería Litec, donde pudimos disfrutar del cálido sonido generado por un contrabajo y una voz femenina acompañada de la guitarra.


Deja un comentario