Compartir

 

Esta mañana hemos asistido a la presentación de “La vida es sueño”, una de las joyas de la corona del XXXV Festival de Teatro Clásico. La Compañía Nacional estrena en Almagro esta revisión de la obra culmen de Calderón, el primer montaje bajo la batuta su nueva directora, Helena Pimenta, que además contará con una novedosa interpretación de Segismundo, a cargo de la actriz Blanca Portillo. Un cúmulo de alicientes que hace de esta representación una de las más atractivas del cartel.

“Una obra que dará mucho que hablar”, ha comentado la directora del festival, Natalia Menéndez, en la presentación de la rueda de prensa. Es la primera vez que un personaje tan emblemático como Segismundo aparece encarnado por una actriz, un reto que “tiene que ir sostenido por un gran talento”, según ha comentado la directora de la Compañía. Helena Pimenta decidió apostar por Blanca Portillo al principio del proyecto y con esta inclusión pretende que el protagonista sea “un ser humano más completo y actual”.

Un punto de vista que comparte con la actriz principal, que ha reconocido que habrá un antes y un después de Segismundo en su carrera. Blanca ha deseado que este tipo de iniciativas no sean algo aislado y generen una brecha “para que los espectadores no se pregunten si es hombre o mujer, sino si está bien hecho”. Y ante la ausencia de personajes femeninos en las obras clásicas, que mejor lugar que el teatro para romper estas barreras de genero, pues es “un espacio de libertad”.

La directora de la Compañía ha explicado que su revisión de la obra de Calderon busca actualizar la belleza de su verso con una interpretación más actual, “más allá de la palabra, con emociones llevadas al extremo”. Una actualización a la que contribuirá la música en directo, que a pesar de tener un aire barroco, como toda la escenografía, confiere a la obra un espíritu innovador.

Dos ideas en las que Helena ha hecho especial hincapié para destilar su montaje de “La vida es sueño”, son la exclavitud del hombre ante aquellos que se empeñan en “escribir nuestros sueños” y la capacidad demostrada por Segismundo para superarse a si mismo, a pesar de la ira y la venganza.

El personaje calderoniano es un amasijo de contradicciones que poco se van resolviendo por sus propias elecciones, “no es ni bueno ni malo por naturaleza”. Una faceta que ha destacado Blanca Portillo como especialmente pedágogica, “no hay nada mejor para un actor que un personaje te haga mejor persona”.

Una materia prima tan excepcional como solo pueden serlo las obras maestras, aderezada con la fiabilidad que siempre acompaña a la Compañía Nacional y con dos toques que la convierten en un suculento manjar teatral: el debut en la dirección de Helena Pimenta y la presencia de Blanca Portillo desvelando los sueños de un personaje que nunca despertará al olvido… Y los sueños, sueños son.

 

Ficha técnica

Autor: Calderón de la Barca

Compañía: Compañía Nacional de Teatro Clásico

Dirección: Helena Pimenta

Versión: Juan Mayorga

Reparto por orden de intervención: 

Rosaura:Marta Poveda
Clarín: David Lorente
Segismundo: Blanca Portillo
Clotaldo: Fernando Sansegundo
Astolfo: Rafa Castejón
Estrella: Pepa Pedroche
Basilio: Joaquín Notario
Criado 1: Pedro Almagro
Tenor/criado 2: Ángel Castilla
Soldado1: Óscar Zafra
Soldado 2: Alberto Gómez
Dama /pueblo: Anabel Maurín
Dama/pueblo: Mónica Buiza
Caballero/criado/soldado: Damián Donado
Caballero/criado/soldado: Luis Romero
Asesor de verso: Vicente Fuentes
Coreografía: Nuria Castejón
Selección y adaptación musical: Ignacio García
Percusión: Daniel Garay/ Mauricio Loseto
Guitarra barroca : Juan Carlos de Mulder/ Manuel Minguillón
Flauta de pico: Anna Margules/ Daniel Bernaza
Viola de gamba: Calia Álvarez/ Ana Álvarez
Iluminación: Juan Gómez Cornejo
Vestuario: Alejandro Andujar/ Carmen Mancebo
Escenografía: Alejandro Andujar/ Esmeralda Díaz

Espacio:Hospital de San Juan

Fechas:06, 07, 08, 10, 11, 12, 13, 14 y 15 de Julio de 2012.

Horario:22.45h.

Precios:20€, 25€ y 27€

 

 

Deja un comentario