Compartir
Publicidad

 

Por Alberto en la Sexta Cuerda

Empezó el nuevo año para las Slam Poetry de Ciudad Real. Y pese a lo supersticioso de la fecha, empezamos con buena suerte esta primera slam de 2013 por los variados y punzantes registros que se pudieron apreciar ayer en la Teteria Pachamama.

Imagen de archivo de Dyso, el ganador del Slam Poetry el año pasado
Imagen de archivo de Dyso, el ganador del Slam Poetry el año pasado

Para quien no las conozcáis, las Slam Poetry son peleas entre poetas, con la palabra como arma, en un tiempo máximo de tres minutos, deben mostrar sobre la mesa sus cartas al público, que ejerce los papeles de juez y espectador al mismo tiempo.

Esta modalidad de show que combina los distintos estilos e influencias de los participantes lleva ya un tiempo funcionando perfectamente en la capital, y para este enero vuelve a su casa en Pachamama, después de su paso por La Escena.

Y lo hizo de manera estupenda. Pese a un pequeño retraso en el comienzo, y con una sala llena con varias decenas de asistentes, por el escenario fue desfilando la habitual tropa de participantes en las slams de la ciudad, a los que se unieron nuevas incorporaciones e invitados especiales.

 

Mattaruco se impone en la primera edición

Sobre nuestros oídos, en el ambiente, una gama de estilos amplia y de calidadPoesía para detergentes, confesiones personales sobre las mentiras de la madurez, canciones intimistas, o surrealistas historias sobre la cotidianidad al hilo de una representación sin complejos con toques de Faemino y Cansado, acompañadas de historias de amor, o citas cinematográficas como excusa para hablar con el corazón.

Pero si hubo una actuación que llamo la atención del público, que “reverbero” por todos los rincones de la Pachamama, fueron las “Poesías Cacofónicas” de Diego Mattarucco.

Este argentino residente en Madrid logro alzarse con el premio en la edición de este mes de la Slam Poetry, pero hizo más que eso. Nos presentó una actuación compleja, seria, conjugando la capacidad memorística, el uso ambiguo del castellano, la interpretación e interactuación con el público. Nos dejó sorprendidos con una mezcla entre el teatro y la poesía en España se Despeña, Tesi o Vero. Y mereció el triunfo.

En palabras para el Crisol el mismo Diego nos decía, “ganar o perder es tan solo un juego, vine aquí a poner en el escenario mi espectáculo”. Un espectáculo que está promocionando allá donde puede, y que trajo a Ciudad Real gracias a la organización de las Slam “me ayudan en todo lo posible, he participado en otros eventos de este tipo, y Ciudad Real tiene una buena organización y un público cálido y agradecido”.

Otra noche en definitiva, para disfrutar en Ciudad Real. En febrero más.