Compartir

David Sánchez – La Cueva del Río

[fancy_link color=”#49728f” link=”http://lacuevadelrio.blogspot.com.es/”]Puedes leer más artículos en La Cueva del Río[/fancy_link]

La energía nuclear es aquella que está basada en las reacciones nucleares para generar electricidad. Existen dos tipos, la de fisión y la de fusión. La energía nuclear de fisión consiste en lanzar neutrones contra núcleos pesados, por ejemplo de plutonio o uranio, para romperlos y así generar una reacción en cadena que debe ser controlada para que no genere una bomba nuclear. Para entenderlo podemos usar la siguiente metáfora: Colocamos una fila de fichas de dominó, que serían esos núcleos pesados, y golpeamos la primera ficha con nuestro dedo, que sería el neutrón, para generar así la reacción en cadena. Es un tipo de energía que produce unos residuos muy peligrosos que emiten radioactividad.

La contaminación radiactiva consiste en la emisión por parte de los residuos generados por la energía nuclear de fisión de unas partículas muy energéticas capaces de cambiar las características químicas de los elementos y de los organismos de los seres vivos. Estas partículas causan esos cambios golpeando los enlaces moneculares del ADN y los tejidos de nuestros órganos vitales, produciendo así mutaciones genéticas o cáncer, entre otras enfermedades. Imagina que la radiactividad es un conjunto de balas muy pequeñas capaces de atravesar nuestra piel y cuyo objetivo es dañar directamente los tejidos orgánicos y los núcleos de nuestras células.

Podemos encontrar varios grados de penetrabilidad en la contaminación radiactiva. Paco Castejón, investigador en energía nuclear de fusión y miembro de la plataforma por un nuevo modelo energético, comentó en la Cueva del Río las diferencias entre los Rayos Alfa que no son capaces de penetrar a través de nuestra piel pero que sí son capaces de filtrarse en nuestro cuerpo si el aire que respiramos o la comida que ingerimos ha sido contaminada con estos Rayos Alfa. Luego están los Rayos Gamma y los Rayos X, (éstos últimos son los que utilizan en los hospitales para realizar radiografías), que son una radioactividad muy penetrante y dañina. Entre los Rayos Alfa, los menos penetrantes, y los Rayos X y Gamma, los que más penentran, se encuentra la radiactividad de los Rayos Beta.

La energía nuclear de fisión tiene otro peligro, este mucho más grave por los usos militares que países como Estados Unidos han hecho de él. Se trata de la Bomba Atómica. Hemos dicho antes que al romper con neutrones los núcleos atómicos de, por ejemplo, uranio, se genera una reacción en cadena. Si esa reacción en cadena no se controla, si se rebasa la masa crítica, que es la cantidad de masa fisible para que la reacción se mantenga bajo control, puede ocurrir el desastre, es decir, la reacción en cadena no controlada o bomba atómica. Eso fue lo que ocurrió en el accidente de Chernobil, en Ucrania, en el año 1988. Y lo mismo sucedió en Hiroshima y Nagasaki, una reacción en cadena descontrolada, cuando Estados Unidos lanzó la bomba atómica los días 6 y 9 de agosto de 1945… Aunque esta vez no fue un accidente el hecho que provocó que no se controlara la reacción en cadena.

Por otra parte, los residuos que genera esta energía son un grave problema, no sólo para las generaciones presentes, sino para las futuras: Si el primer homo sapiens hubiera generado el primer residuo producido por energía nuclear, a día de hoy todavía no se habría caducado su contaminación. Por lo tanto son un tipo de residuos que hipotecan las posibilidades de futuro de las generaciones posteriores. Es un problema para el que todavía no tenemos una solución efectiva, ya que ningún lugar en La Tierra es totalmente seguro para albergarlo. Preguntamos a Paco Castejón por la posibilidad de enviarlos al espacio o contra un asteroide que se acerque peligrosamente al Planeta, pero el investigador nos advirtió sobre el riesgo que supone que el cohete que transportara esos residuos tuviera un accidente mientras sale de la atmósfera y cayera envuelto en llamas sobre La Tierra. Sería un accidente de consecuencias castastróficas para todas las formas de vida en la tierra… pero que el avance de la industria aeronáutica puede evitar.

La postura a favor de la energía nuclear 

Desde luego, lo que nos explica Paco Castejón sobre la energía nuclear de fisión nos da una visión muy negativa de esta fuente energética. Pero esta visión cambia cuando preguntamos a “los pronucleares”. Estos son sus argumentos, que podemos encontrar en la web yosoynuclear.org:

  • Es la única fuente capaz de suministrar la energía necesaria para nuestro nivel de consumo actual
  • No envía a la atmósfera emisiones de CO2, los gases que salen de las chimeneas de estas centrales están compuestos de vapor de agua, por lo que no contribuye al cambio climático. Es más, este tipo de energía permite ahorrar la emisión anual de 40 millones de toneladas de CO2. Sin las centrales nucleares, España incumpliría el compromiso de Kyoto por encima del 50%.
  • Los riesgos que tiene para el medio ambiente y la salud se salvan gracias a los estrictos sistemas de control que la legislación impone a la gestión de los residuos y al proceso de fisión
  • La emisión de radiactividad está fuertemente controlada y analizada por entidades independientes a las empresas que realizan la fisión y por la administración, además, esa radiación es muy inferior al límite legal permitido

Para comprender mejor esta visión de la energía nuclear, La Cueva del Río se entrevistó con Javier Díes, catedrático en energía nuclear de la Universitat Politècnica de Barcelona. La primera idea que Javier deja clara es que la energía nuclear es limpia con el medio ambiente, y que el ATC es una buena noticia para la conservación del entorno natural, asegurando que “estar contra el ATC es estar contra el medio ambiente”. Desde luego, los ciudadanos nos encontramos en una encrucijada, y debemos realizar un ejercicio individual de pensamiento crítico en este asunto. Una vez hayamos escuchado ambas posturas es responsabilidad de los ciudadanos críticos y responsables con el bien común sacar una conclusión.

Aquí encontramos el decálogo a favor de la energía nuclear por el que preguntámos a Javier Díes en esta entrevsista.

Preguntas que necesitan respuesta… y un ATC que busca su lugar

¿Debemos seguir manteniendo la energía nuclear de fisión? ¿El aporte energético de la energía nuclear de fisión rentabiliza la energía que debemos usar para gestionar sus residuos, que contaminan durante miles de años? ¿La gestión de los residuos supera en emisiones de CO2 a la estricta producción de energía nuclear de fisión? ¿Es progreso seguir manteniendo el actual nivel de consumo? ¿Por qué no impulsar las energías renovables y el autoconsumo energético, es decir, la soberanía energética para disminuir la pobreza energética? Y la más urgente, ¿Qué hacemos con los residuos de la fisión nuclear?

Esta última pregunta ha generado un problema, no solo medio-ambiental, sino social en la provincia de Cuenca y en la región. La concesión de la instalación del Almacén Temporal Centralizado, más conocido como Cementerio Nuclear, al municipio conquense de Villar de Cañas ha levantado oposición en toda la región y la provincia, una oposición materializada en la Plataforma contra el ATC. Sin embargo, este almacén de residuos nucleares también cuenta con una asociación a favor del mismo, la Plataforma Sí al ATC. Hay que dejar claro que la plataforma contra el ATC no está en contra de que se construya un almacén para gestionar los residuos, “porque es una responsabilidad que no podemos eludir.” como dijo el propio Carlos Villeta. Están en contra de la forma en cómo se ha designado el lugar, que no ha sido democrática, sino impuesta, con el agravante de que ENRESA publicó recientemente unos informes que advierten de la existencia de “riesgos geotécnicos relevantes”, tal y como ha explicado Carlos Villeta durante el programa.

En el último programa abordamos este asunto de la mano de Carlos Villeta, activista de la plataforma contra el ATC, y José Fraile, miembro de la Plataforma a favor del ATC. En este debate pudimos llegar a tres puntos de consenso: La primera es que ENRESA, la empresa pública creada en 1984 para gestionar los residuos nucleares de España, haga públicos y accesibles a l@s ciudadan@s los informes sobre la instalación del ATC, y el segundo consenso fue que el lugar en el que debe instalarse debe decidirse de forma democrática, mediante referéndum o plebiscito y el tercero es que los residuos deben gestionarse en almacenamientos geológicos profundos. Llegamos a este consenso después de una larga e intensa discusión en la que se pusieron sobre la mesa los supuestos intereses políticos y empresariales que llegaron a designar a Villar de Cañas para albergar el ATC, sS cuestionó la capacidad para crear puestos de trabajo y revitalizar la zona, y la seguridad para el entorno y la salud de los seres vivos. Las dos posturas enfrentaron sus argumentos en esta discusión, ahora es responsabilidad de los oyentes llegar a una conclusión y tomar una postura ya que esta decisión nos incumbe a tod@s.

Os mantendremos informados sobre la realización de ese programa desde Villar de Cañas con energía autogestionada sobre el sistema eléctrico español y que nos ayudarán a organizar las dos plataformas. Agradecemos en concreto a la plataforma a favor del ATC que actúen como nuestros anfitriones en Villar de Cañas para volver a organizar un debate sano y de interés ciudadano como el que realizamos el pasado viernes.

4 Comentarios

  1. […] Desde que realizamos el debate entre las plataformas a favor y en contra del ATC, teníamos como objetivo realizar por primera vez un programa con energía solar. Ese reto lo conseguimos el pasado 26 de abril gracias a Juan Cuartero y sus compañeros de Solaer, que instalaron en la Plaza Mayor de Villar de Cañas una placa solar que nos abasteció de energía para poder cubrir en forma de radio online la VI Marcha hacia Villar de Cañas. La razón por la que queríamos hacer esta retransmisión en directo se debe a la importancia social de este acontecimiento, no sólo para el movimiento antinuclear, sino para los ciudadanos de la provincia de Cuenca y de Villar de Cañas y sus pueblos limítrofes. Lo que está en juego es la instalación o no del ATC, garantía de empleo y progreso en una comarca deprimida para unos, y condena para el futuro de las generaciones futuras de esta tierra para otros. […]

Deja un comentario