Compartir

por Alberto en La Sexta Cuerda

Este pasado sábado la primera Feria de Acción Musical de Ciudad Real cerraba actividades y conciertos con el que era sin duda el plato fuerte de la semana, la actuación de uno de los precursores del indie-pop nacional, el dicotómico Iván Ferreiro.

Medio aforo en la Sala Zahora Majestic para recibir a un Ferreiro que continuaba la gira de presentación de ‘Val-Miñor Madrid: Historia y Cronología del Mundo’ su último disco con parada en la capital manchega.

Ya lo decía el Capitán Garfio, mejor ser pirata que no querer crecer, y precisamente lo contrario es lo que hemos podido ver en el gallego.

No diré yo que Iván Ferreiro ha evolucionado para mal, que su música suena repetitiva o tediosa como ya han hecho otros críticos, simplemente ha cambiado, el ex pirata ha intercambiado la fuerza y viveza que transmitió en sus primeros años con una caída al vacío de la melancolía y tristeza que este Historia y Cronología continúa acentuando.

Al contrario que el novio de nuestra Wendy, este Ferreiro ha envejecido a un ritmo exponencial, ya no tenemos ese vitalismo que enloqueció a finales de los noventa, ahora nos deja una sombra tristona en cada tema, y no solo hablo de letras claro está, hablo de esa actitud de fuerza que fue marca personal.

Y eso claro se notó en su directo del sábado.

Un artista que se subió al escenario a interpretar un puñado de canciones sin más allá que la calidad de sonido y su indudable buen hacer pero que tardo demasiado en conectar con el público. Del piano al micro y viceversa, dio un pase rápido a todo el disco, ‘El dormilón’, ‘Chainatown’, ‘Bambi Ramone’, etc, temas que en su mayoría quedaron fríos para un público que estaba más atento a las conversaciones que al escenario, hubo momentos que pareció que la música fuera el propio hilo musical de la sala.

Una noche discreta, con un concierto que cubría el expediente y que tan solo relució con los temas potentes, ‘CCAVM’, ‘Solaris’, ‘Años 80’ y ‘Promesas que no valen Nada’, ‘Insurrección’ de El Último de la Fila y ‘Vidas Cruzadas’ de Quique González.

Un directo que no fue de “película” como se esperaba y que disfrutaron sus fans incondicionales pero que desmotivó a la mayoría de asistentes.

Iván sabe hacerlo mejor, su vida pirata, su vida mejor.

3 Comentarios

  1. Críticos enfurecidos. En ese escenario había más brillo que en tu resaca del domingo. Está claro que no has escuchado un disco entero ni de la vida Pirata ni de las composiciones en solitario de los Ferreiro. Rigor Crisol, un poco de rigor, la vida pirata…

  2. No estuve allí ni he escuchado lo nuevo de Ferreiro. Lo último que vi en directo de él fue en el antiguo Cadillac,ya en solitario, y trataba de “Canciones para el tiempo y la distancia”.

    Esa noche me gustó mucho,pero reconozco que después de trillar dicho LP lo que vino después me aburría. Y me sigue aburriendo.

    Como digo, no he escuchado este último y no sé si tendré ganas de hacerlo por lo que tampoco voy a decir si estuvo bien o estuvo mal.

    Lo que sí voy a debatir es cierto aspecto del comentario anterior. Que sepa, la crónica y el medio no son amateurs en esto de cubrir eventos musicales en Ciudad Real. Y que sepa (sé) el cronista no es nuevo en esto del mundo “Pirata-Ferreiros-pop gallego”…por lo que encuentro un poco fácil criticar al crítico que critica al grupo que me gusta y como la crítica no es de mi agrado pues será que no tiene ni idea o será que odia al bueno de Iván (lo de siempre,vamos).

    Pues no.

    ¿Primer motivo? El Crisol no tendría como columnista a alguien que se rija por gustos personales (para eso ya estamos el resto de los mortales).La palabra es objetividad, y quien lea las crónicas de “la sexta cuerda” y haya asistido a los eventos culturales sobre los que escribe sabe que la tiene de sobra y que entiende de música,pero tela marinera.

    La segunda razón es que si bien estamos de acuerdo en que Ferreiro es un icono imprescindible dentro del panorama pop y un referente dentro de la música española de los últimos 20 años…puede, como la gran mayoría de artistas, sacar un truño de disco de vez en cuando o hacer un mal directo.

    Eso lo sabe cualquiera que lleve la música en vena y no restrinja estilos ni épocas y cualquiera que no se deje atrapar por fanatismos, groupismos y sucedáneos.

    Así que perdón por la intromisión, intentaré sacar ganas para escuchar el nuevo disco y ver si este tipo,personalmente digo esto,me sigue aburriendo o me reengancha (ojalá).

    Pero es que estoy harto de ver en blogs y demás este tipo de comentarios porque pienso:

    Esto de ser crítico es como lo del fútbol, todos los españoles somos entrenadores y los que más sabemos. Pues no, dejemos a cada uno hacer su trabajo sin pensar que no tienen ni puta idea o que nunca han visto pasar una pelota delante de los ojos.

    Y,repito (lo siento pero es a lo que me ha sonado) dejémonos de groupismos. Y si alguna banda se tiene que llevar un palo de vez en cuando que se lo lleve…que tampoco va a ser el fin del mundo ¿no?

    Saludos cordiales a tod@s.

    PD. Havalina rules.

  3. Nadie dijo que no pueda hacer un truño de disco. Lo que no puede hacer un crítico es ir sin haber escuchado por lo menos el último disco. La objetividad se demuestra andando. Es tanta la profesionalidad del medio como la de calzar un foto de un concierto anterior. Porqué es cierto es el mismo tio, pero no es el mismo momento. Así desde Canciones para el tiempo y la distancia ha habido mucho recorrido. Eso es un hecho objetivo.Como el de tildar a un tio como Iván Ferreiro de Indi. No se considera ni él Indi. Es más, ¡qué aspecto consideras Indi!. Puestos definame señor crítico que está harto de leer blog complacientes que es ser Indi. Un tipo que ha estado siempre en Warner,fichado desde antes de sacar su primer disco. ¿Piratas eran Indis?. En la música alternativa nunca se les consideró. Evidentemente me parece que tener conocimientos y seguir la carrera de alguien no te hace peor. Tú lo calificas de groupi, defineme groupi. ¿Los que se cuelan en el camerino?. Sí se hubiese colado y charlado con el personalmente el cronista, Iván Ferreiro hubiera hecho en Ciudad Real el concierto de su vida. Seguro. Eso también debe ser objetivo. En todos espectáculo sin vas predispuesto a machacar a alguien, acabas haciéndolo.

Deja un comentario