Compartir

Luis Montes, el presidente de Derecho a Morir Dignamente (DMD), participó ayer en una charla sobre la situación de los pacientes crónicos organizada por la Asociación de Esclerosis Múltiple de Ciudad Real (Ademcr) y en la que se abordó la situación sobre las leyes eugenésicas en nuestro país en el ciclo ‘Capacitados. Abriendo caminos’. “Una cosa es el derecho a vivir y otra la obligación”, explicaba Montes momentos antes de participar en la conferencia ante los medios. “A mí me descubren un cáncer de Pancreas, me dicen que voy a tener una supervivencia de cinco meses, caquésico y con intensos dolores y yo no quiero pasar por ese proceso”, “quiero tener la oportunidad de hasta aquí hemos llegado en mi biografía”. Una relación de datos que le llevan a plantearse la necesidad que hay en España a que haya “una ley de muerte voluntaria”.

IMG_6701

“El que exista como derecho no quiere decir que exista una obligación”, comentaba, para recordar que también hay leyes para la interrupción del embarazo y no por ello toda mujer debe abortar. “No todo el mundo se va a acoger a ese derecho” a morir dignamente ante una situación de enfermedad extrema. Montes recuerda que las actuales normas como del testamento vital son una de las preguntas más repetidas en las charlas que se dan desde DMD, porque queda al arbitrio del médico la decisión sobre una muerte digna o no. 

“Si no recurrimos al suicidio, a una situación de soledad y tragedia, es imposible que alguien nos acompañe y procure la muerte en un acto de amor, solidaridad y justicia”, explicaba antes de su charla, para incidir en que la muerte puede ser “una liberación” si la vida se convierte “en un mal”. “La eutanasia es una buena muerte, pero su significado se ha distorsionado hasta confundirlo con la eugenesia”, comentó respecto a las valoraciones que se han dado sobre la decisión de un enfermo terminal de quitarse la vida. 

Por último, Montes preguntado sobre qué queda de aquel llamado Caso Lamela recordaba que terminó “el caso”, él sigue de anestesista y se jubilara en mayo próximo. “Fue una cortina de humo para empezar algo de lo que se está llevando ahora en Madrid”, en referencia a las privatizaciones. 

1 Comentario

Deja un comentario