Compartir

En la cabeza de los jugadores del Seguros Soliss Caserío hoy había una única misión ganar y de cuanto más goles mejor. Y así han jugado desde el pitido inicial en un partido ganado desde los diez minutos iniciales en que se llegaron a poner cuatro goles por delante 8-4.

Desde el vestuario habían salido con la idea de hacer un partido a muchos goles, el propio entrenador lo decía al final de encuentro, y así poco han llegado a meter 40 al Montequito, un rival directo por la permanencia.

balonmano caserio ciudad real montequito
Foto: Nacho Camacho

Un partido cómodo jugado en base a dos conceptos:el control en los primeros 15 minutos de cada parte, en base al lanzamiento desde más allá de los 9 metros, que hoy si entraba, y una defensa en todo el campo; y la velocidad y la defensa cerrada en los otros 15, a base de contragolpes y dejando arriba Álex Abad, hoy de nuevo el mejor de los amarillos, para robos de balón y que llevara la batuta de la carrera.  Así, con este doble juego, la primera fase de control terminaba 12-6 y la segunda, junto a la mitad del partido, concluía en un 21-15, que ya presagiaba un partido con muchos goles y sin sorpresas.

Sólo en un tramo del encuentro el Caserío ha sufrido por culpa de Ismael Ortiz el pivote del Montequito, muy centrado en su sitio y de difícil defensa en algunos tramos del inicio de la primera parte, que se han completado con una ‘pájara’ goleadora del Caserío. un sólo gol en casi seis minutos, y que ha hecho que los sevillanos a 20 para el final soñaran con la remontada. Pero primero una parada de Arturo, cuando el Montequito jugaba para ponerse a dos goles y luego una serie de contragolpes rápidos han posibilitado que en los siguientes cinco minutos, el Caserío encarrilara la victoria. con ese 40-33 con el que ha terminado el partido.

balonmano caserio ciudad real montequito
Foto: Nacho Camacho

Entre medias ha habido tiempo para ver al nuevo Caserío, el que está guiado por Álex Abad en el juego y por Cele Santamaría y José María Casas en el tiro, mientras que los extremos, hoy por lo menos, se utilizan como el último recurso, cuando el juego de pases, vuelos y quiebros no sirve para romper la defensa. 

Así con todo se ha visto una victoria sencilla, manchada por la lesión de Alberto Ruiz cuando apenas iban ocho minutos de encuentro, con un esguince, según las primeras indicaciones. Una lesión que en principio no le impedirá jugar un derbi apasionante la próxima semana y en el que el Caserío podría sellar la permanencia frente al eterno rival.

[heading bg=»#49728f» color=»#fff»]Primera parte[/heading]

[heading bg=»#49728f» color=»#fff»]Segunda parte[/heading]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.