Compartir

grandes villaseñorLleno en el López Villaseñor para asistir a la presentación de ‘Las Tres Bodas de Manolita’. La última novela de Almudena Grandes que ayer causó sensación en la llibrería Birdy, donde compartió un tiempo con los lectores, en su paseo por la calle con personas pidiendo algún autógrafo en sus libros y finalmente contando la historia de la protagonista de su última obra. “Se nota que no estamos ante una artista novel”, comentó Román Labrador, el propietario de Librería Birdy, encargada de la presentación.

“La alegría es un arma de los supervivientes”, podría ser el resumen de la charla que dio de 45 minutos para explicar la historia detrás de la ficción de Las Bodas de Manolita. Una novela que, según dijo, la escritora se enmarca en una hexalogía de la postguerra, comenzada hace cuatro años con ‘Inés y la alegría’, continuada en ‘El lector de Julio Verne’ y desde marzo de 2014 en esta historia de una mujer que lucha en la década de los 40 por los suyos y por sí misma. Las dos primeras novelas cuentan el inicio de la postguerra y ahora se centra en los presos y quienes buscaron sobrevivir en la calle. 

“Es el modelo de los Episodios Nacionales”, dijo Grandes,quien afirmó que Benito Pérez Galdós ha sido el escritor más importante de su vida, con esa relaión que produce entre la realidad y la ficción. Una premisa para contar la “resistencia” a la dictadura, en esta ocasión bajo la mirada de una adolescente que se encamina a “un fracaso” en su vida con un padre en la cárcel, una hermana ‘cedida’ al Estado,… 

De este modo, Grandes explicaba ayer que son tres las realidades que hay detrás de las bodas de Manolita. La primera es la de las propias bodas, extraida de un libro de 2003 de Juana Doña. Ella escribe un libro sobre el día a día en la cárcel de Porlier, tras recibir un cuaderno escrito por su marido en este centro penintenciario de Madrid antes de ser ejecutado. Allí narra las ‘bodas’ de presos, como se llamaban los bis a bis de la cárcel en el inicio del nacionalcatolicismo. Encuentros tapados como unas bodas que costaban “200 pesetas, un kilo pasteles y cartón de tabaco” y en el que tenían que participar dos hombres y dos mujeres, la pareja y los testigos. Juana Doña “se casó en Porlier dos veces”, comentó Grandes.

grandes villaseñorLa segunda historia real es la de las primeras multicopistas que el Partido Comunista logró introducir en España. El PCE mantenía una amplia red y lograba que su periódico llegara a España a través de marineros, encuadernado como libros religiosos o notas a pie de página de una edición de ‘Azul’ de Rubén Darío la revista. Con el tiempo la organización en el exilio decidió enviar dos multicopistas a España, para editar en España sus propios escritos, pero nadie supo usarlas y cuando fueron requisadas en 1942 “la policía las incautó intactas”.

La última historia es la real, como hecho personal, de una mujer que se acercó a Grandes para contarle su vida y la de los ‘niños esclavos del franquismo’. Ella se plantó en su casa y le contó un decreto del año 41 que posibilitaba a los presos ceder la tutela de sus hijos al Estado. La protagonista de esta historia y su hermana fueron dos de estas niñas. Su hermana tenía 9 años y fue educada, ella con 14 empezó a trabajar en el planchado y limpieza de la ropa que llegaba a un colegio. Una limpieza que se hacía con sosa, “provocando heridas y agujeros en las manos”.  “La obligaron a trabajar” en un colegio del que “no podía salir”, explicó Grandes, quien dijo que en base a aquel decreto llegó a haber 11.000 niños en España en esta situación.

A través de estas historias se construye la leyenda de Manolita, enfocada desde el punto de vista “de los resistentes”. Por eso, decidió contar la historia de Isabel Perales, la mujer que le explicó su historia de trabajo forzoso, a través de una hermana mayor que se inventó, Manolita Perales, uniendo trazos del resto de aspectos de aquel año 41. No quería una historia “triste”, comentó Grandes ayer en el López-Villaseñor afirmando que el libro narra que “no hay azaña más digna que la de sobrevivir”.

2 Comentarios

Deja un comentario