Compartir

santiago Calatrava alumbreCon un “excelentísimo señor” y con una exposición de renombre, el Colectivo Alumbre celebró ayer los dos años de la organización a través de las fotografías de Santiago Torralba, profesor de Fotoperiodismo en la Facultad de Cuenca, licenciado en Bellas Artes y uno de los grandes fotógrafos que residen en nuestra comunidad autónoma. El título de ‘excelentísimo’ se lo puso ayer Manuel Ruiz Toribio, uno de los dos creadores del Colectivo Alumbre, el otro es Jesús Monroy, que han optado por una muestra que hasta esta semana se podía ver en la Fundación Antonio Saura para celebrar su aniversario. 

La muestra ‘Diario Intermitente’ se podrá ver durante el mes de diciembre en ‘Alumbresite’, la sede y sala de exposiciones que el colectivo mantiene en la avenida del Torreón. “Es un diario intermitente en el que puede haber una foto cada dos días o puede haber una semana sin foto”, explicaba Torralba momentos antes de inaugurar la muestra. “Es una exposición de fragmentos de cosas que muchas veces pasan desapercibidas producto de paseos, de viajes y miradas” porque , en su opinión, “lo de menos es estar en Ciudad Real o estar en Paris” sino buscar “una textura” algo con una fuerza que ayude a “un aprendizaje constante de miradas”.

Ese aprendizaje, lo enseña Santiago Torralba en la Facultad de Cuenca. Una labor de aprendizaje en la que recuerda que lo importantes es hacer “un ejercicio de miradas”, en el hueco que dejan los planes de estudio, un cuatrimestre al final de la carrera. “La fotografía tiene que tener unas características muy concretas, de entrada que informe, y a partir de ahí puede ser mejor o peor”.

En esa búsqueda, Torralba se haya cómodo en los objetos y en los juegos de su geometría. De hecho este fue el nombre de la anterior exposición que trajo en Ciudad Real, en el Museo de la Merced. Una mirada en la que hay aspectos usados que él califica como “cosas no terminadas”. “Son cosas decadentes que fueron en un momento dado” pero dejaron de serlo, y así imagen a imagen va trascendiendo “un sentimiento de soledad o de decadencia” en el que los objetos dialogan con el espectador, “sin personas” y si las hay son “movidas” o “partes”, unos pies que bailan, una mujer de espaldas o una visitante a un museo. 

IMG_8531La exposición llega al pequeño espacio de Alumbre tras estar en un gran museo por apetencia del autor. Hay una amistad que une a Torralba con Toribio y el segundo está exponiendo en la Facultad de Periodismo, en la recién inaugurada sala Ricardo Ortega. “Viene de un espacio grandísimo y me apetecía mucho estar aquí porque me parece un espacio maravilloso alternativo y muy sugerente”.

Un espacio alternativo en el que queda relegada la fotografía, aunque en opinión de Torralba no sólo es la imagen lo que se está convirtiendo en marginal sino “todo lo que suene a cultura”, explicando que lo dice, en un momento en que todo lo cultural “está recargado con un impuesto de lujo como el 21%”. 

Entre reflexiones, Torralba avanza que este ‘Diario intermitente’ le trae a Ciudad Real donde explica que ya había encontrado esos espacios decadentes, de lo que fue y dejó de serlo, y que puede que se sumen a esta colección de miradas de la ‘decadencia’.  

Deja un comentario