Compartir
Foto:  Bernardo Ballesteros
Foto: Bernardo Ballesteros

Con su sonrisa fácil y su completa disposición para todo lo que suene a música -especialmente si lleva unido algún proyecto que implique al corazón- Hernán Milla se ha convertido en una pieza clave del engranaje más “clásico” del universo sonoro de Ciudad Real. Un papel que ejerce a diario en el Conservatorio Marcos Redondo, donde, además de profesor, es el responsable de organizar las actividades complementarias del centro. Pero más allá de la docencia y de su capacidad orquestadora, donde mejor se puede apreciar su pasión por la música es cuando la vuelca sobre las teclas del piano.

Aunque lleva ya unos cuantos proyectos discográficos a sus espaldas, en su última incursión en el mundo del disco ha dado un considerable salto -al menos cuantitativo- al grabar con el sello Naxos, uno de los más importantes en su campo y con una importante red de difusión por todo el mundo. Por si fuera poco aliciente, el músico toledano se ha adentrado en esta aventura de la mano de uno de los compositores españoles más relevante de todos los tiempo, Isaac Albéniz.

No es de extrañar que cuando comienza a hablar de las ’12 piezas características’ y la ‘sonata para piano nº3’, las obras que componen el disco, a Hernán se le desborde el entusiasmo por los ojos y la boca. “Para un músico es un lujo poder grabar con un sello como Naxos, da mucha tranquilidad porque ellos se ocupan de todo y sabes que tu trabajo se distribuirá por cualquier parte del mundo”, explica.

El disco, que se lanzó oficialmente el pasado 2 febrero, se enmarca dentro de un proyecto de grabación del catálogo completo de Albéniz, dirigido por el que fuera Premio Nacional de Música, Guillermo González, que fue quien invitó a Hernán a sumarse esta iniciativa discográfica.

Para llevar a cabo la grabación, el sello le dio total libertad así que, después de contemplar distintas posibilidades, el músico toledano se decantó por el auditorio del propio Conservatorio Marcos Redondo, “es una sala que conozco y suena muy bien para grabar”. Aquí alquiló un piano adecuado y se acompañó de un grupo de gente de su confianza, incluyendo a Ville Pulkkanen el ingeniero de sonido finlandés que le ha acompañado en otras aventuras discográficas, para dar a luz el disco.

El Albéniz más joven

albeniz hernanLas ’12 piezas características’ que se recogen en el repertorio grabado por Hernán, el volumen número 7 de esta colección, integra un variado conjunto de temas compuestos por el músico catalán en 1888, cuando Albéniz tenía 28 años de edad. “Basicamente son todas danzas, como un guiño a la forma barroca de las suites”.

Sin embargo estos rastros barrocos se conjugan con un estilo más propio del Romanticismo, como en el caso de la Polonesa o en la Mazurca, “que están concebidas al más puro estilo Chopin”. Además, como destaca Hernán, también se pueden apreciar algunos de los elementos que Albéniz desarrollará posteriormente en ‘Iberia’, “en Torre Bermeja ya se aprecia ese aire andaluz, ese intento de emular con el piano la sonoridad de la guitarra”.

El volumen se completa con la Sonata número 3, una de las únicas tres sonatas que completó Albéniz, en las que se plasma su lado más romántico, “es una sonata que integra la escritura romántica con la concepción formal clásica”.

“Siempre hay una deuda con el bagaje cultural”

La creación contemporánea ha dislocado la línea de continuidad con la tradición cultural que nos precede. Sin embargo, como señala el joven pianista toledano, “siempre hay una deuda con el bagaje cultural de su lugar de origen, ya sea a nivel folclore o simplemente por una relación con la propia infancia de cada uno”.

En este sentido, Hernán recuerda que los ecos de la música española encarnado por Albéniz o Falla, ese estilo calificado como “nacionalista” de principios del siglo XX, sigue estando vivo en nuestros tiempos, a pesar de que las formas actuales de composición hayan convertido la ruptura en un dogma con el que dar forma al sonido. “Es inevitable que su experiencia sonora, tanto histórica como personal, esté presente en su música”, destaca el pianista, remarcando que mirar hacia atrás en la historia del piano español pasa inevitablemente por Albéniz.

Después de haber finalizado todo el proceso asociado con el proyecto discográfico, ahora toca sacar la música a la realidad del instante. Al tratarse de un proyecto colectivo, están intentando orquestar actuaciones de forma conjunto, aunque todavía no hay un calendario cerrado. A nivel individual, Hernán está ultimando fechas para poder interpretar el repertorio de Albéniz.

Unas actuaciones que compaginará con otros proyectos de grabación en los que está actualmente inmerso. Por un lado, con el sello Veleta Roja, han comenzado ya a grabar el que será su segundo disco ‘Canciones y palabras’, donde han musicalizado un libro de poemas de Aldo Méndez. Además, junto al flautista Carlos Cano, está preparando la continuación del disco de música del siglo XX para flauta y piano, además de un futuro trabajo que incluirá composiciones de Paquito Rivera.

Deja un comentario