Compartir
Publicidad

Entrega firmas SATSE en el registro del SESCAMEl Sindicato de Enfermería, SATSE Castilla-La Mancha, ha entregado hoy en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) más de 6.000 firmas de profesionales sanitarios y usuarios de las cinco provincias castellano-manchegas exigiendo a la Consejería de Sanidad  la dotación correcta de las plantillas de enfermeras, matronas y fisioterapeutas. “Sin plantillas adecuadas es difícil atender correctamente a los usuarios que lo demandan y con plantillas al mínimo muchas actividades sanitarias son relegadas a un segundo plano y la atención que se presta al usuario es, cuanto menos, insuficiente”, ha señalado el secretario general de Satse Castilla-La Mancha, Alejandro Laguna, tras la entrega de las firmas en el registro del Sescam.

Laguna, que ha estado acompañado de los responsables de Satse en las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, ha añadido que “no es lógico que la media europea sea de 7,2 enfermeras por 1.000 habitantes y en Castilla-La Mancha sea de 3,3 enfermeras, porque  los usuarios y los profesionales sufren las consecuencias”.

Para Satse son muchos los problemas que en la actualidad tiene la sanidad pública en Castilla-La Mancha, pero uno de los más graves es la falta de profesionales de enfermería, matronas y fisioterapeutas. Por ello, casi el 90 % de las firmas recogidas son de estos profesionales “que ven como no se sustituyen las bajas de sus compañeros y son ellos los que tienen que suplirlos, a costa de ofrecer una atención por debajo de sus deseos”, señala Laguna.

‘Plantilla adecuada es igual a calidad asegurada’ es el lema de la campaña iniciada por SATSE el pasado mes de enero para exigir al consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, que se aumenten las plantillas para adecuarlas a la ratio existente en la UE y así poder proporcionar una atención adecuada. Satse continuará la campaña en Castilla-La Mancha hasta el próximo 12 de mayo, coincidiendo con el Día Internacional de la Enfermería.

Desde Satse se viene denunciando los continuos recortes que están sufriendo las plantillas de enfermería, matronas y fisioterapeutas de los centros del Sescam, que han provocado el despido de más de 2.000 profesionales en estos últimos tres años,  a lo que hay que sumar una situación que ocurre diariamente en los centros sanitarios del Sescam y que se puede denominar como recorte “virtual” de plantillas, dada la nula cobertura de las bajas y ausencias que se producen en el colectivo de enfermería y de otros profesionales.

Desde Satse se añade que a las actuales plantillas bajo mínimos hay que añadir el déficit de profesionales con los que cuenta la Sanidad en Castilla-La Mancha, si se compara con las plantillas  sanitarias de los países de la UE. Tal y como refleja  el estudio realizado por SATSE sobre los recursos humanos en los centros públicos del Sistema Nacional de Salud, en los centros sanitarios de Castilla-la Mancha hay un déficit de más de 13.000 profesionales (11.369 enfermeras, 1.522 fisioterapeutas y 224 matronas) para adecuarnos a las ratios de la UE.

Este informe refleja que el promedio de enfermeras por 1.000 habitantes es de 7,2 en la OCDE, muy lejos de los 3,3 que hay en Castilla-La Mancha,  por lo que para igualarnos con la media de la OCDE se necesitarían en Castilla-La Mancha 11.369 profesionales de enfermería, de ellos 2.000 en los centros sanitarios de la provincia de Albacete; 2.503 en Ciudad Real; 1.184 en Cuenca; 1.542 en Guadalajara y 4.140 en Toledo.

Para Satse este déficit supone que los profesionales de enfermería que trabajan en los centros sanitarios del Sescam deben soportar la carga de esas enfermeras que faltan, y que ese déficit repercute no solo en los profesionales, que presentan en mayor medida patologías asociadas al estrés, sino que produce un aumento de la mortalidad de los pacientes. Tal y como demuestran numerosas investigaciones científicas, hay una relación directa entre la cantidad de personal de enfermería y los resultados obtenidos con los pacientes: unos cuidados de enfermería de calidad hacen disminuir la tasa de mortalidad, así como el número de días de estancia hospitalaria.