Compartir


Una docena de institutos de Castilla-La Mancha han disputado esa tarde la final regional de la competición de robótica de la UCLM. Un torneo que por segundo año desarrolla una competición castellano-manchega entres estudiantes de la provincia de Ciudad Real y de Toledo. 

Por la provincia de Ciudad Real han competido los institutos Hermógenes Rodríguez, Juan de Távora, Guadiana y Santa María de Alarcos, Galileo Galilei, Campo de Calatrava y Torreón del Alcázar, mientras que por Toledo lo han hecho Blas de Prado, Guadalerzas, Juan de Padilla, Alonso de Covarrubias y Valdehierro. Los institutos se han repartido en tres pruebas: lucha de robots, con máquinas de lego y en tatami; robots rastreadores, que deben seguir un trayecto marcado en el menor tiempo posible; y orientación humanoide, teniendo que seguir unos robots de aspecto humano una pared hasta llegar a su meta. 

Esta última prueba se ha ido para Toledo, siendo el ganador Valdehierro, el segundo puesto ha sido para Blas de Prado y el tercero para Guadalerzas, todos institutos toledanos. También Valdehierro se ha llevado el primer premio en robots rastreadores, el segundo se ha venido a Ciudad Real con el IES Hermenógenes Rodríguez (Herencia) y el tercer puesto ha sido para el Juan De Padilla. En los robots de sumo todo se ha decidido en el último combate entre los ciudadrealeños del Juan de Távora (Puertollano) y los del Hermógenes Rodríguez (Herencia), el premio ha sido para los premios. 

competicionrobots00006

“Este es el segundo año que lo hacemos regional pero este año hemos dado un paso adelante y nos hemos venido a un pabellón deportivo, más grande, con capacidad para público”, explicaba Francisco Ramos, profesor contatado de la Escuela de Industrial y uno de los organizadores. “Nos vamos dando a conocer no solamente a los implicados sino también al resto de la gente”, señalaba al afirmar que en las gradas había público ajeno a los institutos atraído por esta competición que celebra su quinto año. .

La novedad de este año eran los robots humanoides. El año pasado competieron en formato lucha pero “era estático y hubo problemas porque se rompieron algunas partes”, señalaba, por lo que han optado por un torneo de búsqueda, teniendo que guiarse por las paredes.

En una competición como esta los alumnos de instituto aprenden “conceptos de física, de mecánica y electrónica”, conceptos que se aplican en un grado como el de Ingeniería Industrial y que busca vocaciones al desarrollar una actividad entretenida para jóvenes. De ehecho, Ramos explica que un estudiante de Puertollano que participó en estos torneos hace cinco años ya está estudiando el grado. “Se crea mucho ambiente y para crear una vocación primero hay que generar una expectación”, afirma este profesor de la UCLM.

Los institutos ganadores junto con lo aprendido se llevarán dos joyas de la nueva tecnología: un dron capaz de volar y rodar por el suelo y una impresora 3D.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.