Compartir

Una armadura y un estandarte en la puerta indica que en esa tienda duerme un caballero. Un jergón de paja hace de cama y unas tinajas con grandes bloques de hielo obtenidos en los ‘pozos de nieve’ permiten beber agua fría en pleno julio. La tienda está cosida a mano y el jergón de paja se ha construido hace un rato, esperando a que comience la batalla de Alarcos, 820 años después. Es la recreación de la vida medieval realizada por ‘Battle Honor’ y ‘Caballeros hidalgos de la Orden de Calatrava’, las dos organizaciones que este fin de semana viven como en el medievo en el cerro de Alarcos. 

No hay mercado medieval ni tampoco elementos extracontemporáneos como alguno puede pensar cuando se habla de Edad Media. Aquí hay rigor histórico, en las medidas de las posibilidades, hasta las maletas, que son de madera. Este fin de semana se trata de una recreación histórica que se puede tocar con las manos y ver para comprobar cómo se vivía y de qué manera luchaban caballeros y árabes cuando tenían un combate. Además de ese campamento entre las tiendas de gran tamaño árabes, con alfombras y cojines distribuidos en su interior, y las tiendas austeras de los cristianos, con una cruz de la orden militar en un lateral y apenas un poco de paja para dar comodidad. 

batalla_alarcos11

“Estamos llegando gente de toda España, de Valencia, Madrid, Burgos, de Zaragoza, y de fuera de España”, hay personas de Portugal que este fin de semana vivirán esta vida en Alarcos a la espera de esta tarde realizar el primer movimiento de la batalla, cuando ganaron los cristianos, y mañana el segundo, cuando Alfonso VIII fue derrotado y los ancestros de Ciudad Real aniquilados en una batalla que paró la reconquista en España.

Quien habla es Eloy Serrano, presidente de la Asociación Nacional de Caballeros y Damas de la Orden de Calatrava. Este jienense comenzó su aventura en el mundo medieval en su Jaén natal donde decidieron recrear la vida de una Orden militar y eligieron la primera de España, la de los calatravos. A partir de ahí han recreado las batallas de las Navas de Tolosa y la de Alarcos, hace unos 15 años, pero nunca con tanta gente como se hará este fin de semana.

Para la recreación se cuidan todos los detalles. “Las tiendas están construidas tal y como se harían en la época, en madera de haya, otras que son construcciones echas por artesanos y de fábrica” pero al final todos son encargos o construcciones realizadas por los integrantes de estas asociaciones. Lo mismo ocurre con armadura, jergones, pendones y armas, desde arcos a escudos, pasando por mazas, espadas,… Se trata de una pasión por la historia en la que estas personas viven como en aquella época varios fines de semana al año y representan bien a la sociedad civil, con actos como la boda de Jaime I, o la sociedad militar, con batallas por España. También acuden al extranjero y dentro de unas semanas serán los quintos, en una recreación de las guerras en las que España participó en el norte de Europa. 

batalla_alarcos06

Para lo que va a ocurrir este fin de semana en Ciudad Real “todo el mundo sabe la batalla”. Es decir, se ha mandado un planning con lo que “se va a hacer, por donde se va a entrar…” Al final hay unos “jefes de grupo” para cada bando y árbitros, encargados de cumplir con el rigor histórico, y proteger que no ocurra nada en el fragor, cuando se cruzan las espadas. Hay que tener en cuenta que los combatientes pueden llevar hasta 40 kilos de peso, con las armaduras, durante la batalla y los golpes de calor pueden llegar a ocurrir. 

La batalla se celebrará en la explanada de la zona de Poblete de Alarcos, el lado derecho de la carretera si se sube desde la vía de este municipio. Allí, esta tarde a las 20 horas se podrá ver la primera parte de la batalla, la victoria de los cristianos frente a los árabes y su huida al término de la batalla. Para el domingo, en ambos lados de la carretera, se recreará lo ocurrido hace 820 años, cuando los cristianos vieron a la mañana el regreso de los árabes huidos y volvieron a combatir confiados en que las tropas árabes estaban mermadas. No sabían que tras una pequeña loma estaba oculto Yusuf II, con parte de su ejercito, y cuando Alfonso VIII veía cercana la victoria y entró en combate, la retaguardia árabe le atrapó. El rey tuvo que huir primero al castillo y luego al norte, a Toledo, Ciudad Real nació aquí porque ya nadie quiso volver a Alarcos, donde tanta gente murió en esta batalla.

batalla_alarcos03 

Esta explicación se hizo ayer en el Ayuntamiento de Poblete, en medio de una charla presidida por el rey, en la que se repartían armas para poder tocar y armaduras para probar. También se explicaba la batalla a caballo o se dio a conocer las tácticas militares que se usaron en Alarcos, como modo de retener y recordar casi de por vida un pedazo de nuestra historia más cercana.

Más allá de la batalla “lo que haces es interpretar un papel en un mundo de fantasía”, comenta Eloy Serrano. Eso es lo que se logra este fin de semana. “Yo soy Maestre de Calatrava y en el papel dice que yo me tengo que retirar en un momento de la batalla”, porque el maestre se retiró de la batalla de Alarcos, al igual que ocurre con Alfonso VIII o con el resto de personas. Así ocurrirá y así lo podrá ver cualquier persona que este fin de semana se acerque Alarcos.

Deja un comentario