Compartir

Por Ramón R.R.

El teatro genera una conexión entre actores y público que roza lo mágico. En la oscuridad del patio de butacas, el espectador se deja mecer por las palabras, los movimientos y la música que proviene del escenario. Durante el tiempo que dura la representación bailamos juntos con ellos hasta conseguir -cuando el teatro llega a su cénit- que se produzca el encuentro. Pero, a veces, cuando lo humano se mezcla con lo artístico, la magia se expande y el encuentro es capaz de transcender los muros del teatro para que la conexión se extienda a la vida del otro lado.

entrevistaAlgo así ha sucedido con Kostas Gakis, Athina Moustaka, Konstantinos Bibis y Arion Veizi, los integrantes de la compañía griega IDEA Theatre que con su ‘Romeo and Juliet for 2’ han conseguido el primer premio del certamen para jóvenes creadores Almagro OFF. Un cuarteto al que se ha sumado en su paso por España, Tasos Pappas que además de traducir a los actores y los sobretítulos, también participa en el montaje como pianista.

Por eso esta entrevista es algo más que un retrato lejano de unos artistas que han deslumbrado al público almagreño con una propuesta escénica llena de belleza y energía. En esta entrevista lo humano y lo artístico van de la mano, tal y como ha sucedido durante estos días de encuentro en Almagro.

Esta historia comienza con Poncho, un pastor alemán, que atrajo la atención de Athina y Kostas hacia la mesa donde nos hallábamos sentados en la plaza. Acababan de aterrizar en Almagro, y después de identificarlos como los actores griegos que venían a actuar en el Almagro OFF, nos contaron las aventuras de su viaje en coche desde Atenas. Cuatro días cruzando las carreteras de esa Europa que ahora le da la espalda a Grecia, para llegar a este festival en el otro extremo del Mediterráneo.

“Hemos nacido para este tipo de aventuras”, comentaba días después Athina, justo antes de comenzar su última actuación en el Teatro Municipal, ya como ganadores del certamen. “Parte de los sueños que tiene el equipo es viajar”, señalaba por su parte Kostas, remarcando que como si fuera “una escalera”, después de haber recorrido la parte de abajo por los países cercanos a Grecia, “participar en un festival internacional como el de Almagro ha sido subir un peldaño más”.

Pero la maquinaria onírica que mueve a IDEA Theatre no echó a caminar con este sueño de viajar, sino con otro previo. Cuando todavía estaban integrados en un colectivo artístico diferente, Kostas soñó con los fantasmas de Romeo y Julieta, “le visitaron y pensó que podía ser una buena idea para una obra”, explica Athina. A partir de ahí, inició el proceso para buscar a los actores que pudieran encarnar estos dos arquetipos y cuando encontró a Konstatinos y Athina comenzaron a dar vida a esta función que ha sido todo un éxito de público y crítica también en Grecia.

Uno de los secretos de este éxito es “la fuerte química que se ha creado entre nosotros”, como destaca Konstantinos, algo que se puede apreciar tanto dentro como fuera de los escenarios.

 

Grecia, crisis y teatro

Foto: Guillermo Casas
Foto: Guillermo Casas

Lejos de lo que puede parecer por la situación económica del país, “durante la crisis se han doblado el número de estrenos teatrales” dentro de una escena como la ateniense que, según señala Kostas, “siempre ha sido muy fuerte”. Un auge que el músico explica por el aumento de público interesado en el teatro, además de por la proliferación de compañías que están surgiendo con la aparición de jóvenes actores, “con una tendencia en la que está muy presente el teatro político”.

Sin embargo, “esto no se traduce en algo bueno en términos económicos”, remarca Kostas, haciendo hincapié en que incluso en las obras de más éxito, la mayoría de los actores tienen compaginarlo con otro trabajo porque no tienen dinero suficiente para vivir. Esta situación de escasez de recursos ha hecho que los creadores tengan que recurrir al ingenio para suplir las carencias materiales, algo que se puede apreciar en sus propio montaje. “Siempre hemos creído que el teatro no necesita grandes inversiones y escenografías muy caras, sino que se basa en el entrenamiento de las tres partes esenciales: corporal, mental y la del alma”.

“No es casualidad que tiempos difíciles para la humanidad, el arte haya aflorado con fuerza. Y no solo porque la gente quiere entretenerse y olvidar los problemas, sino porque muchas veces el arte tiene las preguntas correctas que dirige a las personas hacia las respuestas correctas“, comenta por su parte Konstantinos, cuando le preguntamos por la capacidad de las creaciones para transformar la sociedad.

 

De Atenas a Almagro, teatro mediterráneo

Foto: Guillermo Casas
Foto: Guillermo Casas

Los tres actores y codirectores de este ‘Romeo and Juliet for 2’ coinciden a la hora de analizar la experiencia que ha supuesto para ellos la participación en el Festival de Almagro. Para ellos, lo más valioso de la experiencia ha sido el trato que han recibido de la gente. “Todo en Almagro ha sido una sonrisa desde la primera actuación”, apuntaba Konstantinos, remarcando que más allá del premio “el beneficio más grande ha sido el sentimiento de agradecimiento en el público que nos ha servido durante las actuaciones”.

Al hilo de esta cuestión, Kostas, siempre tratando de mantener los pies en el suelo, matiza, “este es el peligro de los premios, es muy fácil pedir la medida humana y pensar que has hecho algo fuera del universo, cuando simplemente ha habido un jurado que tu obra es mejor y ya está”. Por ello, insiste en que la relación con la gente, tanto dentro como fuera del teatro, ha sido el mayor premio.

Esta conexión tan intensa con el público almagreño tiene mucho que ver con una situación social con muchas similitudes. “España y Grecia tiene una fortuna común que tiene que ver con las absurdas políticas de austeridad, es algo muy obvio por las respuestas que da la audiencia a los comentarios políticos que se hacen durante la obra”.

A este vínculo político se suma, según Kostas, otro más profundo que está relacionado con un “teatro mediterráneo, lleno de gestos y con el alma muy abierta, que tiene sus orígenes en la tragedia griega y la comedia del arte. Algo que no prevalece en teatro como el alemán donde hay una distancia con los sentimientos que suele concluir con un teatro un poco elitista. Aquí lo que prima es lo popular”.

“En un nivel más arquetípico, la palabra teatro significa ‘vista de los tres’: la música, el movimiento y la voz“. Una definición hecha por Kostas que se puede apreciar en su montaje lleno de amor y respeto por el teatro.

Descubrirlos, dentro y fuera del escenario, ha sido todo un regalo que genera una sensación de deuda con Grecia y sobretodo un sentimiento de enorme gratitud. Porque encuentros como este enriquecen el espíritu y dejan un poso de verdad revoloteando por la memoria.

Deja un comentario