Compartir

Cristina Serrano vive en los libros. Mecida entre páginas transcurrió su infancia hasta que los sueños se mezclaron con la tinta. De esta alquimia literaria acabaría brotando ‘Un cuarto propio’, una peculiar librería con la que esta madrileña de raíces manchegas aterrizó en Ciudad Real hace ya seis años. Desde entonces, se ha convertido en catalizadora de la pasión por la literatura en nuestra ciudad a través de sus cursos y talleres de escritura creativa. Y ahora, después de muchos años cultivando en silencio sus propias palabras, Cristina cierra el círculo de su amor por los libros con el paso definitivo: publicar sus propias creaciones.

cristina serrano“Escribo casi desde que nací, pero no me atrevía o no sentía la necesidad de publicar. Pero este verano me he dedicado más a escribir, he ordenado lo escrito y me he decidido a dar el paso”. Así describe Cristina el detonante que le ha llevado a poner fin al largo proceso que, partiendo de dos textos escritos hace unos cuantos años, culmina mañana con la presentación en Madrid de su primer libro, ‘Septiembre’.

En esta aventura de la publicación, Cristina se ha decantado por una peculiar editorial como es Meninas Cartoneras“Siempre apuesto por los libros que no se puedan sustituir por el digital” y desde luego esta editorial, que utiliza el cartón para hacer de cada libro un ejemplar único con una portada diferente, no permite ningún tipo de digitalización.

En este proceso para dar forma definitiva a la publicación, Cristina ha contado con la complicidad de varias personas. La editora Carolina que se ha encargado de pulir los textos; Bea que ha hecho las labores de maquetación; Rubén Cañizares, el ilustrador encargado de ponerle rostro a las historias y Marisa Mañana, encargada de hacer del prólogo que, como destaca Cristina, “es como otro cuento dentro del libro”.

El resultado de este trabajo conjunto, sobre la base de los dos relatos que conforman el volumen, ha sido ‘Septiembre’, un trabajo que presenta mañana jueves en la librería ‘Mujeres y Compañía’ de Madrid.

Finales y comienzos

Ilustración de Rubén Cañizares para 'Septiembre'
Ilustración de Rubén Cañizares para ‘Septiembre’

“Me encantan los comienzos”. Esta afición, a la que se suma su vínculo de nacimiento con este mes de melancolías y renaceres, le llevó a decantarse por ‘Septiembre’ como título de su libro. “Siempre me ha gustado este mes, de hecho cuando empecé a mostrar mis trabajos en un blog, publicaba con el seudónimo Septiembre.

“Es el mes en el que todo se pone en movimiento, juego con esos términos en el libro. Los dos cuentos describen un final y un comienzo, como las cosas que parece que terminan son sinónimo de algo que está empezando“.

Esta la materia que habitaba en los dos relatos que, después de un intenso trabajo de reescritura, conforman la publicación. “Cuando tienes algo guardado y lo sacas de nuevo, no te sientes identificado. No he cambiado la idea, pero si casi todas las frases“. En este proceso para darle la forma definitiva a los textos, Cristina ha tenido como aliado su propio aprendizaje durante estos años de talleres de escritura creativa.

“Sé que va a haber gente que no le guste, porque es una forma de escribir bastante extraña. Me gusta jugar con las palabras, trasformarlas. Eso es lo que hacemos en los talleres, coger una emoción y, en lugar de contarla tal cual, juegas con alguna metáfora para convertirla en algo más interesante“. Por eso, ante la posible lectura literal de los textos, Cristina matiza entre risas, “la gente puede pensar que soy muy triste o que lo he pasado muy mal, pero en realidad cuando hago ese juego de llevarlo al extremo es porque estoy divirtiéndome. Cuando escribo lo más triste o lo más duro, me estoy riendo, si estuviera realmente mal, no lo contaría”.

“Lo que más temo cuando escribo es ser demasiado triste o demasiado cursi”. Al tratarse de historias sobre el amor, Cristina quiso contar con un aliado visual para evitar caer en excesivos tonos pastel. “Le dije a Rubén que las imágenes debían ser muy negras, muy oscuras, él cogió enseguida la idea y las ilustraciones le dan un toque muy duro al texto”.

De momento, la primera edición de ‘Septiembre’ cuenta con una tirada de 100 ejemplares, aunque esto es solo el principio. Una vez dado el paso de compartir sus palabras con el mundo, Cristina planea ya futuro proyectos que, por ahora, seguirá compaginando con todo el universo que habita dentro de ‘Un cuarto propio’. Porque una cosa salta a la vista cuando uno se acerca a esta librera creadora, sea de la forma que sea su amor por la literatura no dejara nunca de acompañarla.

 

Deja un comentario