Compartir

Después de charlar un rato con Mercedes Camacho en la última edición de Pequeño Diseñarte, teníamos claro que había que conocer más sobre el trabajo de esta polifacética diseñadora. Sin embargo, entre nuestro primer encuentro y la entrevista que concertamos, el universo quiso corroborar nuestra intuición, pues la Escuela de Artes Pedro Almodóvar le concedió el premio de ‘mejor diseñadora’ de 2015.

“He pasado muy buenos momentos allí y he recibido una gran formación, por eso ha sido especialmente emocionante recibir este premio de la escuela“, explica Mercedes, que con una sonrisa tan delatora no puede ocultar la alegría que le ha supuesto ser elegida entre los 36 diseñadores que participaron en el certamen.

mercedes camacho manzanaDe esta forma, la diseñadora original de Almuradiel, que finalizó sus estudios de diseño el pasado verano, cierra con un broche de oro el periplo formativo, pero como nos recuerda “el trayecto acaba de empezar”. Porque es ahora, después de haber construido y diseñado su propia marca, aprovechando las asignaturas de la escuela, cuando comienza a dar sus primeros pasos con el sello que lleva su nombre.

“He vendido algunas cosas en campañas de navidad y también en Pequeño Diseñarte que han funcionado bien, pero en realidad empiezo ahora”. Y comienza con una temporada de otoño/invierno en la que, fiel a su estilo sencillo y un tanto “naif”, busca “sacar el niño que llevamos dentro y como compartimos espacio con ellos, hacer que todos nos sintamos a gusto”.

Líneas claras y recuerdos a los iconos de la infancia, como los playmobil, son alguna de las características de sus diseños que, como destaca Mercedes, también buscan potenciar los productos locales y de calidad, frente a la proliferación del ‘made in China’.

Esta omnipresencia del mundo infantil, además de por su propia experiencia como madre, es la prolongación de su trayectoria profesional. En París, donde vivió durante varios años, Mercedes trabajó en centros educativos, “pasaba mucho tiempo en la biblioteca y allí descubrí los libros infantiles y me despertó la afición por la ilustración que siempre había cultivado de manera autodidacta”. De hecho, en la capital francesa, después de formarse en animación socio-cultural, acabaría por ilustrar un libro de cuentos publicado con una editorial francesa. “Fue entonces cuando me dí cuenta que quería formarme y decidí volver a Ciudad Real para matricularme en la Escuela de Artes”.

En este sentido, cuando le preguntamos por el sentido del diseño en un mundo cada vez más rápido y olvidadizo con los detalles, Mercedes recuerda a Raquel Pelta, una diseñadora que le marcó en su paso por la Escuela de artes. “El diseño tiene un contenido social muy importante, es necesario no solo para vender productos, sino también para ayudar a los ciudadanos a comprender mejor la realidad que nos rodea”.

 

Corazón de Alcachofa

corazón de alcachofaQuizás por esta vocación social o simplemente por la pasión que desprende Mercedes hacia el mundo del diseño, le llevó a aprovechar su trabajo fin de curso para crear una interesante y cuidada publicación, Corazón de Alcachofa.

“Había pensado en hacer un libro infantil, pero en mi paso por la escuela, me di cuenta que había una ola de vanguardia en Ciudad Real, con gente haciendo trabajos muy interesantes en diseño, pero también en música, pintura, foto, vídeo…”

El resultado fue el primer número de esta revista, que por cuestiones materiales tan solo ha podido mover a nivel digital, en la que, haciendo especial hincapié en los profesores y alumnos de la Escuela de Arte, hace una pequeña recopilación de trabajos de artistas de la ciudad, además de compartir autores, libros o juguetes que le han gustado o influido.

“Ha tenido muy buena acogida, estoy muy contenta y con muchas ganas de hacer el número 2”, señala la diseñadora, que aunque no cuente con el respaldo económico que le permita imprimir esta cuidada publicación, le sobran ganas para seguir compartiendo su pasión y potenciar el empuje creativo que cada vez más se percibe por este páramo manchego.

 

 

Deja un comentario