“La poesía es una buena terapia para encontrarte a ti misma”

Compartir

De un tiempo a esta parte, al panorama poético ciudadrealeño no paran de nacerle primaveras. Quizás nunca dejó de tenerlas, pero ahora más que nunca, su presencia florida de versos se asoma a la superficie de una ciudad cada día menos gris, al menos en el ámbito poético.

Patricia Muñoz UtrillaMucha culpa de esta revitalización la tiene el movimiento Slam de nuestra ciudad, un fértil espacio de encuentro, construido de forma colectiva entre los amantes de los versos. Además de generar una atmósfera que roza lo familiar, este movimiento también permite a jóvenes que inician su camino en la poesía, crecer en compañía de los que comparten su pasión.

Este es el caso de Patricia Muñoz Utrilla, una joven estudiante de Magisterio que, después de probar el año pasado a qué sabe esto de recitar en publico, decidió, a instancias de un amigo, presentarse al certamen nacional para jóvenes poetas ‘Valentín Arteaga’ de Campo de Criptana, y para su sorpresa, lo ganó.

“Siempre me ha gustado escribir, pero la poesía había sido algo íntimo, solo para mí. Al final me lancé, porque el año pasado conocí el mundo Slam, empecé a transmitir lo que escribía y vi que a la gente le gustaba y a mí también”, comenta esta joven poeta que convenció al jurado con su poema ‘Simplemente respira’, en la que fue su primera participación en un certamen poético.

“La experiencia ha sido muy gratificante”, recuerda Patricia, que además de financiarse un viaje con el dinero del premio, tuvo la oportunidad de sentir el cariño de la gente durante el acto de entrega. “Escribí este poema en una época compleja de mi vida y que transmitir mis sentimientos hiciera nacer algo así en la gente que lo leyó fue una sensación increíble”.

 

Poesía como terapia vital

Cuando Patricia comienza hablar sobre el papel de la poesía en su vida, la pasión toma el control y su rostro se ilumina. “Siempre he dicho que escribir es como una terapia personal, incluso en los momentos que estás bien, expresarlo te sirve de ayuda para entenderte. Es una buena terapia para encontrarte a ti misma, llegas a cosas que ni tú misma imaginas que puedes tener dentro, por el simple hecho de sentarte y escucharte”.

“El problema es que no nos escuchamos a nosotros mismos”. Porque como recuerda esta joven poeta, vivimos en una sociedad “acelerada” en la que el nunca encontramos tiempo para sentirnos y pensarnos, y “saber que la poesía te puede ayudar a escucharte, la convierte en un tesoro, en una tremenda riqueza”.

Pero como todos los tesoros, el de la poesía, también cobra sentido y valor cuando se comparte. Por eso, Patricia destaca el valor de iniciativas como la Slam Poetry donde jóvenes como ella que llevan tiempo escribiendo pueden crecer en el contacto con otros versos y otros poetas. “Es algo distinto, donde todo el mundo vale y todo vale. Lo que escuchas te aporta mucho y tú te sientes muy valorada por lo que puedas aportar al resto. Me parece una gran iniciativa, que además ha surgido y se lleva a cabo de manera desinteresada, simplemente un grupo de gente que se une por su pasión a la poesía. Me encanta participar, además creo que es algo que está adquiriendo cada vez más trascendencia a nivel nacional”.

 

El valor de la educación

La poesía no es la única pasión que cultiva esta joven criptanense, que también se confiesa aficionada al deporte y sobre todo a la música. En estos momentos vive en Ciudad Real porque es aquí donde cursa sus estudios del Grado de Educación Primaria, unos estudios que responden a su vocación por la enseñanza. “Estudiar Educación me fascina, es algo totalmente vocacional que he tenido claro desde pequeña“.

En este ámbito, también es partidaria de ahondar en modelos educativos alternativos que potencien la formación que “no se limite a preparar a las personas para un trabajo, como si fuéramos máquinas, sino que potencie el desarrollo personal”. Una tarea en la que también cuenta con la poesía y el arte como aliados. “Son algo fundamental en la formación y no se les da la importancia suficiente. Yo ahora estoy haciendo las prácticas y uno de mis proyectos en mente es intentar implantar la poesía en el aula como algo enriquecedor”.

Aunque ella misma se matiza, “quizás sea por la edad”, Patricia se confiesa como una persona utópica, “la utopía no es algo inalcanzable, es un sueño pero que se puede realizar. Es necesario verlo así, si no hay sueños, no hay proyectos, no hay ilusión, esto cada vez irá peor y no se podría mejorar”. Y añade, “creo que lo verdaderamente se hace con amor, por vocación y desinteresadamente, es lo que al final triunfa”.

Y así nos despedimos, contagiados de las sanas utopías que merodean por la mente de esta joven poeta, que no descarta seguir la senda iniciada con este premio hasta llegar a publicar sus poemas “si surge la oportunidad”. Pero esa será otra historia, de momento se conforma con seguir disfrutando de estos exitosos primeros pasos y nosotros con aprovechar parte de la calidez y la energía que desprende.

 

Deja un comentario