Compartir
David Rengel (http://www.davidrengel.es/)

Por Ramon R.R.

Nuestras sociedades occidentales, tan distraídas con sus cotidianidades, necesitan a veces una imagen, como un puño, que la despierte de su letargo. Este es el poder de la fotografía documental, un espejo en el que se nos muestra lo que está sucediendo mientras miramos hacia otro lado.

Con las fotografías recogidas durante un año viajando por diversos puntos del planeta, ha aterrizado en el Colectivo Fotográfico Alumbre de Ciudad Real, David Rengel, un referente del género documental de nuestro país, que ha fijado en esta ocasión su mirada en cuatro ‘Enfermedades olvidadas’ a los ojos occidentales.
“No se le puede decir a un médico que deje de investigar para curarlas, pues es lo mismo, habrá que seguir haciendo fotos para que no se olviden que siguen ahí“. Esta es la motivación que le ha llevado en esta ocasión a recorrer varios países sacando a la luz el rastro de muerte que dejan cuatro enfermedades: Sida, kala azar (Leishmaniosis visceral), tuberculosis multiresistente y malaria.

david-rengelAntes de inaugurar la muestra, el fotógrafo sevillano nos explicaba que a pesar de la mortalidad, los medios de comunicación prefiero obviar en muchas ocasiones en el drama que implican. “Hay muchos temas que te dicen que no interesan para publicar, pero no entiendo que no interese cuando sigue existiendo”, comenta David, destacando que su interés por la fotografía documental nace precisamente por el interés de dar a conocer “realidades que otros medios no están interesados”.

Sobre la capacidad de la imagen para zarandear conciencias, David, recuerda que “en un mundo tan visual una imagen puede movilizar mucho más que cualquier acto”, por eso resulta necesario el papel de la fotografía documental. “Si no existe imagen de un acto, el acto no existe, se pierde en la memoria”. “Y es importante tener memoria sobre la historia para que nos haga reconocer que el mundo puede ir a mejor”, concluía.

Deja un comentario