Compartir
Publicidad

Allí empezó todo. En aquel cerro ahora despoblado se encuentra un asentamiento que, al menos desde la Edad de Bronce, dio cobijo a los ciudadrealeños primigenios, muchos siglos antes de que Alfonso X otorgara la carta puebla a la entonces Villa Real.

Quizás por eso, Alarcos ha sido el tema elegido para comenzar el nuevo ciclo de Historia Local de la provincia de Ciudad Real, organizado por la Biblioteca Pública. Y para hablar del yacimiento han convocado a una de las personas que más ha investigado sobre Alarcos, el que fuera directo general del parque arqueológico, Antonio de Juan.

Acompañado por el director de la biblioteca, Francisco Javier Alonso, y el alcalde de Poblete, Luis Alberto Lara, el historiador ha hecho un recorrido por el proceso que transformó el yacimiento en un parque arqueológico. Una transformación en la que, el propio De Juan fue una figura central, pues desde su tesis doctoral hasta 2012 -cuando fue cesado de su cargo- ha sido testigo y artífice de este proceso de “patrimonialización del yacimiento”.

Este proyecto, como explica De Juan, se articuló gracias al trabajo conjunto de las instituciones con un estructura que se basaba en tres pilares: investigación, restauración y difusión “para poder mostrarlo al público y cargarlo de valor patrimonial para que los ciudadanos puedan disfrutar de ello”.

 

antonio de juan alarcosSobre la situación actual del yacimiento, el historiador apunta que se debe retomar el trabajo llevado a cabo. “Imagino que las nuevas autoridades estarán en ello”, señalaba, remarcando que “habrá que reestructurar y replantear hasta dónde se puede llegar, pero con toda la seriedad que requiere un caso como Alarcos. No nos podemos permitir tener unos yacimientos como los que tenemos y no ponerlos en valor“.

Porque más allá del valor historiográfico que posee el lugar, De Juan enfatizaba en que “Alarcos fue un yacimiento de empleo desde el principio y creo que puede seguir siéndolo sin ningún problema”.

 

Este trabajo de recuperación se hace, a su juicio, todavía más necesario porque en el cerro de Alarcos todavía permanece enterrada parte de nuestro pasado. “Queda todo el margen del mundo para investigar”, recordaba De Juan, detallando que descubrimientos recientes como la necrópolis íbera o vestigios romanos en zonas cercanas, pueden “ampliar la secuencia” de lo que se conoce y abrir vías de investigación a las ya existentes. “Todavía queda mucho”, concluía.

 

Un ciclo para conocernos más

Por su parte, el director de la Biblioteca, Francisco Javier Alonso, recordaba que este ciclo nace con la intención de recuperar la memoria colectiva de la provincia y dar así una visión general de hechos, lugares y personajes relevantes para el devenir histórico de Ciudad Real.

El ciclo celebrará cuatro conferencias anuales que, en esta primera edición tendrán como tema, además de Alarcos, la historia de Almagro, de Alhambra y la ‘Cultura de las Motillas’.

“La idea es que el ciudadrealeño conozca la historia de Ciudad Real que es muy amplia, diversa y muy rica”, señalaba Alonso, destacando que la motivación que le llevó a plantear este ciclo fue el haberse percatado de que hay un “ligero desconocimiento” de la historia de Ciudad Real “y creo que debe conocerse”.