Compartir

La consejera de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, y el director general de Carreteras y Transportes de la Consejería, David Merino, han recibido en la mañana de hoy a una delegación de la plataforma ciudadana ‘Autovía Ciudad Real-Toledo ya’ que se creó el pasado mes de diciembre para solicitar el desdoblamiento de la carretera de titularidad estatal N-401 que enlaza ambas capitales de provincia de la región.

Elena de la Cruz les ha explicado la situación en la que se encuentra un proyecto que fue negociado por gobiernos regionales anteriores con el Gobierno de la nación a través de una solución de desdoblamiento mixta (Estado-Comunidad Autónoma), correspondiéndole al Gobierno de España la ejecución del trayecto entre Ciudad Real y Urda y al Gobierno de Castilla-La Mancha el comprendido entre Urda y Consuegra, tramo que se encuentra en el punto más avanzado posible que permite dicho acuerdo.

Los miembros de la plataforma llaman precisamente la atención sobre los problemas de seguridad que afectan al trayecto situado al Sur de la vía, donde según los datos que manejan se concentra el mayor número de siniestros y el mayor riesgo de la carretera debido a la intensidad de los tráficos de corto recorrido entre la capital ciudadrealeña y las localidades de Fernán Caballero,  Malagón y Fuente el Fresno, para la que además reclaman al Ministerio una actuación previa en orden a construir una variante para alejar la carretera del casco urbano.

La consejera les ha explicado que las modificaciones realizadas en el trazado inicial a consecuencia de los problemas medioambientales que presentaba el desdoblamiento de la actual N-401 en su trayecto íntegro ha supuesto la puesta en marcha de un plan alternativo por parte del Ministerio de Fomento, que aún está pendiente de redactar dicho proyecto y someterlo a una nueva Declaración de Impacto Ambiental. Ese proyecto esquiva los Montes de Toledo para aprovechar el trazado actual de la autovía CM-42 (Autovía de los Viñedos) entre Toledo y Consuegra, desde donde empieza el desdoblamiento de nueva construcción.

Elena de la Cruz considera que en el escenario más optimista, el Ministerio tardaría no menos de tres años en completar los trámites que le corresponden, por lo que se ha ofrecido a intermediar ante el Gobierno de España para solicitar una auditoría de seguridad vial de la N-401 de manera inmediata. El objetivo es que el Estado tenga información de primera mano de los puntos y de las situaciones de riesgo prioritarias y pueda tomar decisiones urgentes mientras concluye la tramitación que le corresponde.

También les ha aclarado a los miembros de la plataforma que la Consejería de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha tiene su tramo en un punto desde el que no puede avanzar más mientras el Estado no desbloquee su parte del proyecto. La consejera considera que las actuaciones de menor calado solicitadas en paralelo no tienen por qué comprometer el futuro desdoblamiento y sí poner solución a los problemas más acuciantes de seguridad vial en los puntos más perniciosos de la carretera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.