Compartir
Suelta de un aguila imperial atendida en el centro El Chaparrillo
Publicidad

La Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales ha aprobado el Plan de Gestión de la Red de Alimentación de Aves Necrófagas en Castilla-La Mancha. Un proyecto que incluye la ralización de censos anuales águila imperial, buitre negro y alimoche, las tres especias que más habitan en Ciudad Real, además del desarrollo de un programa de difusión y control de los muladares en la provincia.

El plan publica datos provinciales de la situación de las especies en Ciudad Real. Unos datos que, por ejemplo, muestran la riqueza y variedad de estas especies, con más de un centenar de parejas de águilas en la provincia o más de 300 ente buitres leonado y negro.

En este sentido, de Águila imperial ibérica (Aquila adalberti), existen “63 parejas nidificantes en la provincia, con un número indeterminado de individuos juveniles en dispersión” y que se encuentra en las zonas de “Montes de Toledo-Cabañeros, Umbría de Alcudia, Sierra Morena y campo de Montiel”, indica el documento de la Dirección General. Además de Águila real existen “unas 60-80 parejas nidificantes” que están “repartidas por la provincia por las sierras del norte, oeste y sur de la provincia”.

El Buitre negro (Aegypius monachus) es la principal ave necrófaga en la provincia, con unas 380 parejas nidificantes, repartidas entre el Parque Nacional de Cabañeros y su entorno, ZEPA Sierra de Canalizos y ZEPA Umbría de Alcudia. También el Buitre leonado (Gyps fulvus) está asentado en la provincia con unas 170 parejas reproductoras, fundamentalmente, en Sierra Morena.

Mientras de Alimoche (Neophron pernocpterus) se ubica en Sierra Morena y zona Almadén-Guadalmez. Además existen 2 dormideros de subadultos en el valle de Alcudia, con más de 100 individuos.

Por último, el Milano real (Milvus milvus) tiene una presencia testimonial como reproductor en la provincia, con 3 parejas nidificantes estimadas, y el Milano negro (Milvus migrans), si es una especie nidificante en la provincia con gran concentración de subadultos en paso en el Valle de Alcudia.

Para estas especies se hace una estimación del alimento necesario unos 322.257 kilos al año en la provincia y que debería habiitarse en los 22 muladares con 47 cotos asociados y las 14 explotaciones asociadas.

Estos datos de especie y muladares son claves en la generación de un hábitat para las aves necrófagas en la provincia. Hay que tener en cuenta que hay una obligación de retirar los animales muertos del medio natural para evitar enfermedades lo que condujo a problemas de supervivencia a la fauna carroñera para lo que se desarrollaron estos muladares. El censo y la distribución permitirá saber si la alimentación de las aves es la correcta o si es necesario aumentar las cantidades de alimento que se dejan en estos espacios. 

Se puede consultar el plan íntegro en este enlace

 

Deja un comentario