Inicio COLUMNAS por MANUEL ORTEGA El intelectua...

El intelectual como puta barata

Manuel Ortega sobre la 'gratuidad' del trabajo intelectual

Compartir

manuel ortegaDespués de desvelar mi intención de hacerme maestro de Reiki y de haber recibido elogios y vilipendios por parte de los que no creen o creen a pie juntillas en semejantes desvaríos, aparezco aquí con un título que llama la atención para ver si mantengo el número de tuiteos y me hago famoso.

Claro, que yo no me considero ni un intelectual ni una puta barata. Para ser intelectual me sobra el haber nacido en una familia de clase obrera, y vivido en barrios obreros hasta que me mudé a Ciudad Real. No hay intelectuales nacidos en la clase obrera. Siempre son de clase alta que reniegan de sus orígenes y buscan la Revolución desde su silla del café mientras les sirve un camarero que les llama de usted.

Tampoco me considero una puta barata y aquí espero que las razones sean tan obvias que no me haga el lector tener que explicarlas.

Pero resulta que un buen amigo, con aviesas intenciones, me ha mandado una recensión del libro ‘Public Intellectuals. A Study Of Decline’ de Richard A. Posner que ha realizado Félix Ovejero y me he visto retratado en algunos de los párrafos de ese artículo. Retratado por lo que el mismo Posner o por lo que el citado Koestler hablan sobre los académicos que nos dedicamos a tiempo menos que parcial a escribir columnas y ejercer de intelectuales sin serlo.

Parece ser que Koestler decía que los académicos que ejercían de articulistas eran putas baratas que habían roto los precios. Desde luego yo rompo los precios totalmente porque no es que no cobre por escribir esto, es que además Hilario no me ha pagado nunca una cerveza por mi esfuerzo y lo estoy esperando ansiosamente, pero por favor no se lo digan a ver si cae por sí mismo en ello.

Parece ser que los académicos escribidores como tenemos asegurado el sueldo de funcionarios nos da por escribir produciendo un deterioro de la cultura pública ya que no tenemos ni idea de lo que hablamos. Reconozco que ahí me han dado ambos, Koestler y Posner, pero viendo lo que dicen los tertulianos en los medios, sean quienes fueren, o lo que se vierte en los programas del corazón con el Jorge Javier ganando 3 millones de euros al año, yo creo que hacerles perder unos minutos cada jueves leyendo mis tonterías no les hace daño ni a ustedes ni a mi.

Me han dado también cuando dicen que los que escribimos lo hacemos por coquetería. Desde luego, porque para que te pague una cerveza el editor, desde luego que no es.

8 Comentarios

  1. Desde el reiki-articulo hasta aqui, veo que todo ha sido un plan estrategicamente urdido para conseguir una caña del editor. El escritor de esta columna es maquiavelico.

  2. Bueno, uno cuando escribe debe hacer un uso apropiado del lenguaje y la lógica, incluso cuando escribe opiniones personales de dudosa veracidad.

    “No hay intelectuales nacidos en la clase obrera. Siempre son de clase alta que reniegan de sus orígenes y buscan la Revolución desde su silla del café mientras les sirve un camarero que les llama de usted”.

    Nada tiene que ver la clase obrera para ser intelectual, y si la hubiera el siempre y esa negación hacen una generalización que es un falacia. Además está al mismo nivel renegar de la clase obrera, que alardear de ella, como tú o Susana Díaz.

    En resumen, con un contraejemplo es suficiente para inferir cieta falta de criterio en la mayoría de las comunicaciones que he leido. Que por escribir normal no le confiere a uno el privilegio de escribir en un diario bastante serio. ¿Será por amiguismo?, porque he visto personas que escriben mil veces mejor, que también son de clase obrera.

    Cuando uno vive en el pueblo se piensa que las casas son las mejores construcciones del mundo, pero ocurre, que cuando sale del pueblo y ve todo lo que hay, la casas se quedan en poca cosa.

    El problema no es ser intelectual, el problema reside en intentar serlo y decir que no es su proposito.

    Aún así, recononozco cierta curiosidad y a veces entro al crisol para sorprenderme con las nuevas perlas que nos regalas.

    Desde el cariño y el respeto, siempre.

    Atte.

  3. De verdad Clemente que me tiene intrigado por qué sufres leyendo mi basura periodística.

    Ciertamente nunca podré saber quién eres y el por qué de tu masoquismo.

  4. Bueno si piensas eso entonces dejaré de comentar.
    No lo hago con mala intención, sólo daba mi opinión.

    Un saludo.

  5. Hombre, tú opinión debe fundamentarse. Cosas como que hay gente que escribe mil veces mejor y también son de clase obrera o lo de alardear de clase obrera son críticas con mala baba.

    Yo no alardeo de clase obrera. Soy de clase obrera. He vivido y he formado mi conciencia obrera en Badia del Vallès y sobre lo otro que dices ya sé que no soy nadie escribiendo, pero me basta con que me lean algunos y piensen sobre los temas que trató unos minutos.

    Que escribo aquí por amiguismo, pues puede ser porque aunque no conocía personalmente a Hilario me pidió que escribiera sin poder pagar nada por ello, lo que agradecí sinceramente porque no podría cobrar por hacer esto. Porque me obligaría a escribir cada semana sin faltar ni una, y eso es muy complicado y porque me obligaría a tener que cambiar la declaración de la renta seguramente si cobrara algo en vez de aceptar el borrador de Hacienda que es muy gácil de hacer para un funcionario como yo.

  6. Mala baba no es, sólo opino de lo que leo, jamás escribí sobre algo que no fuera relacionado con tus escritos. Quizás es mala interpretación mía al leer. A mi me pareció que alardeabas de clase obrera. Es una opinión, no una acusación.
    Lo de hay personas que escriben mil veces mejor y son de clase obrera, me refiero a que hay gente sin trabajo, periodistas de profesión que seguramente podrían escribir aquí y se les podría pagar algo. Pero vamos esto es una conjetura mía. Quizás este equivocado también.
    Lo de no cobrar, no lo veo como un mérito. Y es más, lo veo hasta mal por la razón de antes.

    Lo que debe primar siempre es la calidad por la cantidad. Se nota que los textos están escritos a ligera y que si tuvieras más tiempo para crearlos serian mucho mejor. Aunque esto también es una opinión personal y quizás una vez más esté equivocado.

    Si te ha parecido que es mala baba pues te pido disculpas. La comunicación escrita está vacía de gestos y si unas palabras de doble sentido no vana acompañadas de gestos amables entonces se desvirtúa todo.

    Suerte con los próximos escritos. 🙂

Deja un comentario