Inicio COLUMNAS por MANUEL ORTEGA El intelectua...

El intelectual como puta barata

Manuel Ortega sobre la 'gratuidad' del trabajo intelectual

Compartir
Publicidad

manuel ortegaDespués de desvelar mi intención de hacerme maestro de Reiki y de haber recibido elogios y vilipendios por parte de los que no creen o creen a pie juntillas en semejantes desvaríos, aparezco aquí con un título que llama la atención para ver si mantengo el número de tuiteos y me hago famoso.

Claro, que yo no me considero ni un intelectual ni una puta barata. Para ser intelectual me sobra el haber nacido en una familia de clase obrera, y vivido en barrios obreros hasta que me mudé a Ciudad Real. No hay intelectuales nacidos en la clase obrera. Siempre son de clase alta que reniegan de sus orígenes y buscan la Revolución desde su silla del café mientras les sirve un camarero que les llama de usted.

Tampoco me considero una puta barata y aquí espero que las razones sean tan obvias que no me haga el lector tener que explicarlas.

Pero resulta que un buen amigo, con aviesas intenciones, me ha mandado una recensión del libro ‘Public Intellectuals. A Study Of Decline’ de Richard A. Posner que ha realizado Félix Ovejero y me he visto retratado en algunos de los párrafos de ese artículo. Retratado por lo que el mismo Posner o por lo que el citado Koestler hablan sobre los académicos que nos dedicamos a tiempo menos que parcial a escribir columnas y ejercer de intelectuales sin serlo.

Parece ser que Koestler decía que los académicos que ejercían de articulistas eran putas baratas que habían roto los precios. Desde luego yo rompo los precios totalmente porque no es que no cobre por escribir esto, es que además Hilario no me ha pagado nunca una cerveza por mi esfuerzo y lo estoy esperando ansiosamente, pero por favor no se lo digan a ver si cae por sí mismo en ello.

Parece ser que los académicos escribidores como tenemos asegurado el sueldo de funcionarios nos da por escribir produciendo un deterioro de la cultura pública ya que no tenemos ni idea de lo que hablamos. Reconozco que ahí me han dado ambos, Koestler y Posner, pero viendo lo que dicen los tertulianos en los medios, sean quienes fueren, o lo que se vierte en los programas del corazón con el Jorge Javier ganando 3 millones de euros al año, yo creo que hacerles perder unos minutos cada jueves leyendo mis tonterías no les hace daño ni a ustedes ni a mi.

Me han dado también cuando dicen que los que escribimos lo hacemos por coquetería. Desde luego, porque para que te pague una cerveza el editor, desde luego que no es.