Compartir

El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha comprometido hoy un protocolo de defensa de las Indicaciones Geográficas Protegidas No Alimentarias (IGPs) ante la Unión Europea y, “de forma más modesta”, también en la región a través de la Ley de Promoción Empresarial de Zonas Prioritarias, promovida por la Consejería de Economía, Empleo y Empresas, y cuyo principal objetivo será ofrecer ayudas especiales a los productores de elementos protegidos, una “discriminación positiva” que garantice que la protección que se brinda “no solo sea jurídica, sino también económica”.

Durante la inauguración de las I Jornadas Regionales sobre Indicaciones Geográficas Protegidas No Alimentarias (IGPs), celebradas este viernes en Albacete y organizadas por la Asociación de Cuchillería y Afines (APRECU), la Federación de Artesanía de Castilla-La Mancha (FRACAMAN) y la Junta de Comunidades, García-Page ha añadido que esta nueva ley estructural “quiere establecer a medio y largo plazo las bases de todas las ayudas para crear empleo y favorecer la instalación de empresas”, eliminando las trabas burocráticas.

Asimismo, el presidente regional ha puesto el acento en la necesidad de respetar el concepto de propiedad, “no sólo la propiedad de quien lo que fabrica, sino la propiedad intelectual de quien crea algo en función de su arraigo territorial, de sus condiciones de vida y culturales”. Por ello, para proteger la producción “que tiene que ver con nuestra seña de identidad”, García-Page ha hecho un llamamiento al “consenso y la unidad” de toda la sociedad castellano-manchega para defender las IGPs ante Bruselas, una labor que encabezará él mismo para “tocar los palos más decisivos” en los ámbitos europeos.

En este sentido, el jefe del Ejecutivo regional ha recordado cómo Castilla-La Mancha fue “pionera” en la protección de productos de todo tipo, como el queso o el vino. “Pero también estamos muy empeñados en defender la seña de identidad que se esconde detrás de la cerámica o los cuchillos, porque proteger nuestros productos típicos alimenticios y los productos típicos artesanos forma parte del mismo paquete de promoción turística de la región”.

Para alcanzar este objetivo, ha indicado García-Page, se va crear un Centro Regional de Artesanía, “que no será sólo un centro de exhibición, sino más bien un centro avanzado de referencia, una especie de plataforma que aúne todos los intereses de los distintos sectores”.

Este Centro, ha añadido el presidente regional, será un instrumento más de protección “para explotar todos nuestros derechos y alternativas al menos al mismo nivel que el resto”, porque desde Castilla-La Mancha “no nos planteamos el ejercicio de nuestra autonomía para quitarle cuota de mercado a otras regiones, sino como el enriquecimiento de un país muy diverso que en un juego de competencia sana crea mejor”, ha apostillado.

 

Proteger nuestros productos con hechos

Estas jornadas de carácter autonómico, en las que también han participado el presidente de APRECU, Juan Andrés Barbero, el presidente de FRACAMAN, Roberto Perea, el presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, y la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, así como europarlamentarios, artesanos y representantes del proyecto OriGin, suponen un respaldo del Gobierno regional a la creación de estas figuras de protección, pendientes de ser aprobadas en el futuro Reglamento de Comercio Exterior de la Comisión Europea, y que pretenden incorporar un distintivo-marca de origen y de calidad diferenciada, otorgando un sello de calidad y una garantía de seguridad frente a la competencia desleal.

Durante su intervención, el presidente de FRACAMAN, Roberto Perea, ha reconocido que “en Castilla-La Mancha es muy fácil hacer un producto de muy alta calidad, aunque cada vez nos resulta más complejo competir con países que no respectan los derechos sociales de los trabajadores”. Perea, además, se ha mostrado convencido de que “con este respaldo institucional evidenciado hoy, llegaremos muy lejos”.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, se ha mostrado convencido de que el reconocimiento de las IGPs para productos No Alimentarios “va a ser un paso más en este camino para que nuestros productos se protejan de las amenazas que llegan de otros mercados”. A su juicio, “es importante que Europa pueda escuchar la voz de la región” y ha felicitado al eurodiputado Sergio Gutiérrez por su intervención en defensa de los productos de Castilla-La Mancha.

En último lugar, la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha querido dejar constancia de “la importancia que tiene que hoy salgamos de aquí con la firma de un acta de adhesión a la regulación de las Indicaciones Geográficas Protegidas para productos no alimentarios por parte de la Comisión Europea”.

Asimismo, ha subrayado el apoyo del Gobierno regional al sector artesano y al cuchillero, de forma especial, “no sólo de palabra, sino con hechos”. En esta línea, ha recordado que “en nueve meses de Gobierno regional hemos incrementado un 11% el presupuesto para la artesanía, además de recuperar el título de ‘Maestro Artesano’, que ya cuenta con tres nuevas adhesiones, por lo que ya son más de 80 en la región”. Además, ha adelantado que en los en los próximos días se publicará en el Diario Oficial la convocatoria de ayudas que permitirán la participación en ferias para el sector artesano, además de la recuperación de los premios regionales de artesanía ‘Miguel de Cervantes’.

Deja un comentario