Compartir

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F), mayoritaria en ambas administraciones, ha pedido a través de un comunicado de prensa, al gobierno en funciones de Rajoy no derogar la jornada laboral de 35 horas semanales de los empleados públicos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Y añade que lo hace “tras el fiasco de la pasada reunión de la Comisión Bilateral entre la JCCM y el Gobierno Central, ya que de materializarse la amenaza del ministro Montoro, se pondría en riesgo la creación de cientos de empleos, en especial en sanidad y servicios sociales, lo que redundaría en peores servicios públicos para los ciudadanos de nuestra región”.

CSI·F señala que la supresión de la jornada de 35 horas semanales afectaría gravemente también a las posibilidades de conciliación de la vida familiar y laboral de más de 68.000 empleados públicos de la administración regional y recuerda que la jornada de 35 horas, junto a la Tasa Page-Cospedal del 3% han sido uno de los caballos de batalla de los empleados públicos en nuestra región.

Por otro lado, CSI·F indica que otros gobiernos autonómicos como el del País Vasco, distintas Universidades y otras administraciones locales, como ayuntamientos y diputaciones, están llegando a acuerdos que recogen la jornada de las 35 horas semanales para sus empleados públicos.

CSI·F pide que Rajoy, con un gobierno en funciones, “deje de machacar a los empleados públicos y que les permita ir recuperando progresivamente los derechos salariales y laborales perdidos de manera escandalosa durante los últimos años”.

Deja un comentario