Compartir

Solo el 2,2% del remanente de Tesorería del presupuesto de 2015 se podrá dedicar a inversiones en 2016. De los 4.876.582 euros que sobraron en las cuentas, apenas 111.128 euros podrán consignarse como nuevas inversiones en las cuentas municipales, el resto deberá dedicarse de forma obligada a la amortización de deuda municipal.

Así se indica en un informe de la Intervención municipal y que implica que implica que en base a la la Ley de Estabilidad Presupuestaria, este dinero deba dedicarse al pago de los más de 20 millones de euros de deuda municipal. El edil de Economía, Nicolás Clavero, ha criticado este hecho ya que las “Leyes Montoro obligan a las corporaciones locales a bajar deuda, cuando el Estado la está incrementando y sólo se permite en unas pequeña medida que el remanente se pueda utilizar para inversiones y en la creación de empleo en las ciudades”.

El concejal ha criticado además que la ley obliga a las administraciones a pagar a los proveedores en un plazo de 60 días, pero con estas exigencias de que si hay remanente se tiene que destinar a amortizar deuda, están perjudicando la liquidez municipal “para poder cumplir con los pagos en mejores fechas, por lo que es una medida contradictoria”. Algo que a su juicio “nos demuestra que es más que evidente la necesidad de derogar la Ley Montoro para que las administraciones locales mejoren sus economías, y para que los Ayuntamientos puedan realizar inversiones y generen empleo, tan necesario en todos los Ayuntamientos del Estado”.

Clavero lamentaba que estas leyes establecen la amortización para todos sin discriminan en qué situación se encuentran los Ayuntamientos en cuanto a su volumen de deuda. “Lo suyo sería que hubiera un techo que obligara a la amortización de deuda, pero en otros casos debería permitir si amortizan o no deuda, en función de sus cuentas, y ver cuánto se destina a inversión o a mejorar la liquidez”.

Las inversiones que se realizarán por parte del Ayuntamiento con ese dinero se concretarán en los próximos meses, pero la prioridad del consistorio es destinarlo a obras en los barrios que permitan la creación de empleo.

El concejal ha comentado que estudian la posibilidad de ampliar la partida de 500.000 euros que suponen los presupuestos participativos y que serán decididos por los barrios. Se trataría de aumentar el dinero que será dividido entre los 20 barrios de  Ciudad Real para decidir qué prioridades de obras debe efectuar el Consistorio.

Deja un comentario