Compartir

El pasado viernes se celebraron en albacete las I Jornadas Regionales sobre Indicaciones Geográficas Protegidas no Alimentarias, organizadas por la Asociacion de Cuchillería y Afines (Aprecu), la Federación Regional de Organziaciones de Gremios Artesanos (Fracaman) y la JCCM.

CCOO de Industria aplaude esta iniciativa, que busca impulsar la aprobación por parte de la UE de un reglamento de Comercio Exterior que incluya la protección frente a los fraudes y la competencia desleal de los productos tradicionales, con un sello de calidad común ‘made in’.

La Jornada propició el entorno idóneo para que el presidente de CLM, Emiliano García Page, reiterara el apoyo del Gobierno regional a los productos no alimentarios tradicionales de nuestra comunidad autónoma, y anunciara que la Ley de Promoción Económica en la que trabaja el Ejecutivo tendrá medidas específicas para nuestras industrias artesanas.

Además, la cita concluyó con la adhesión formal de diez colectivos al Acta de Apoyo que se trasladará a la Unión Europea, desde Aprecu a la Asociación de Artesanos de la Sierra del Segura, Asociación de Artesanía y Cerámica de Toledo, Asociación de la Real Fábrica de Bronce de Riópar, Asociación de Artesanía Sombrera de Manzanares, Asociación de Empresas del Mueble de Sonseca y Comarca, los Espaderos y los Damasquinadores de Toledo, los Encajes de Almagro, las Labores de Lagartera, el Mimbre de Albacete, así como la Empresa de Artesanía Textil ‘Eustaquio Rosa CB’ y los fabricantes de Guitarras de Casasimarro (Cuenca).

Se adhirió también el sector de la Cuchillería de Taramundi (Asturias), de forma que las jornadas albaceteñas se convierten también en el germen de una plataforma común que incluya a los artesanos y fabricantes de productos tradicionales de toda España

Para mí, como secretario general de CCOO-Industria de CLM, la iniciativa de Aprecu y Fracaman supone un motivo para el optimismo, porque creo que es un paso muy importante -¡una zancada!- para lograr que la UE incluya estos productos no alimentarios en el reglamento sobre indicaciones geográficas protegidas que está ultimando.

Este reconocimiento será clave para la defensa comercial, económica y social, y también reputacional, de unos productos vinculados a nuestra identidad y de unos métodos de elaboración tradicionales, que además garantizan el respeto a los derechos laborales en todos los procesos, cosa que lamentablemente no se puede decir de tantos y tantos productos que llegan a nuestros mercados.

Desde finales de los años 80, la invasión de este tipo de productos, de baja calidad pero muy baratos, ha provocado la desaparición de numerosas empresas tradicionales en CLM, muchas de ellas familiares, otras pequeñas y medianas, también alguna grande; a veces centenarias; con la consiguiente destrucción de empleo y, también, con una muy grave pérdida de identidad.

CCOO, que como organziación de trabajadores ha tenido afrontar muchos y dolorosos procesos de cierres patronales y de recortes de empleo en estos sectores; viene desde hace muchos años reclamando y proponiendo medidas para la protección de nuestros productos, de nuestras espadas y navajas, de nuestro damasquinado y de nuestros muebles; así como apoyando cuantas iniciativas han impulsado otras organizaciones empresariales y artesanales; o la propia Administración.

Considero que la Jornada del pasado viernes es, como decía, un paso muy importante para este propósito, al que CCOO siempre estará dispuesta a contribuir.

Deja un comentario