Compartir

La parada cardiorrespiratoria (PCR) es la situación clínica con mayor riesgo vital para un paciente. Para conseguir la recuperación de sus funciones respiratorias y circulatorias sin secuelas neurológicas se precisa una asistencia rápida y eficaz de los profesionales sanitarios.

Este es el motivo por el que el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha programa regularmente cursos de soporte vital en los que su personal médico y enfermero adquiere los conocimientos y habilidades necesarios para atender de manera efectiva una situación de urgencia extrema como ésta.

El Hospital General Universitario de Ciudad Real acoge precisamente esta semana uno de estos cursos, en este caso de Soporte Vital Avanzado, en el que dieciocho profesionales del área sanitaria se están formando o actualizando conocimientos sobre la denominada “cadena de supervivencia”, concepto que engloba la activación del sistema de emergencias, la aplicación de maniobras de soporte vital básico y avanzado y los cuidados post-reanimación que ayudarán a reducir las secuelas tras una parada cardiorrespiratoria.

El programa recoge las últimas recomendaciones de la AHA (American Heart Association) y  del ILCOR (International Liasion Committe on Resuscitation), que cada cinco años publica un manual que actualiza los protocolos en reanimación y emergencias cardiovasculares. Según la coordinadora del curso, la médico de Urgencias Antonia Vera, la última edición del manual del ILCOR, editada el año pasado, no incorpora grandes novedades respecto a la de 2010, año en el que sí recogía cambios relevantes en los procedimientos de actuación y en la administración de fármacos.

Con la intención de trasladar estas recomendaciones, el profesorado del curso, facultativos de los servicios de Urgencias, Anestesia y Cuidados Intensivos del HGUCR, instruye a los alumnos en las técnicas básicas de reanimación, la utilización del desfibrilador, el manejo de la vía aérea, los protocolos de soporte vital avanzado y el tratamiento de arritmias graves.

El aprendizaje de estos procedimientos está basado en prácticas continuas de reanimación, desfribrilación manual y semiautomática y de intubación endotraqueal, ya que “los que se inscriben vienen a eso, a hacer prácticas; de ahí que se admita a tan pocos alumnos”, aclara la coordinadora.

Para Antonia Vera es muy importante que “todos los profesionales sanitarios conozcan las técnicas de soporte vital porque una parada cardiorrespiratoria se produce en cualquier momento y lugar”.

Deja un comentario