Compartir
Publicidad

Un juego de memoria. ¿Cuándo fue la última vez que vieron a una mujer dar el pecho en una serie o una película? ¿Cuándo ese acto era positivo en la trama? La lactancia materna no tiene visibilidad en nuestra sociedad y a ella se ha dedicado la jornada de este sábado en el Congreso de Fedalma. 

“Lo más importante es rodearse de gente que sea lactante y que le acompañen porque es el principal problema el aislamiento”. Quien habla es Irene García, bióloga molecular y feminista, que esta mañana ha hablado sobre la necesidad de empoderamiento femenino. “Nos hemos acostumbrado a apartamento de 50 metros cuadrados y allí estamos solas con nuestro bebé”, de hecho en la sociedad, con las familias cada más pequeñas, apenas se ha visto “un bebé hasta que no tenemos el nuestro encima”.

A ello no ayudan ni las películas ni la televisión. No existen referentes audiovisuales a los que una madre pueda acogerse para dar el pecho y los que hay o tienen “consejos erróneos” o se enfoca desde un punto de vista humorístico o como malos modelos femeninos. Lo explica Mariona Visa, doctora en Comunicación Audiovisual, que ha hablado esta mañana sobre la imagen de la lactancia materna que forma la ficción audiovisual. 

Últimos ejemplos de modelos lactantes son ‘Juego de Tronos’, con una visión de sobreprotección; ‘Mira quien habla’, donde existe la broma sobre el tamaño de los pechos pero el bebé toma el biberón; o ‘La mano que mece la cuna’.

“Hay un cierto sector donde es muy visible la lactancia” en redes sociales, por lo que en opinión de García es necesario “juntarse y no tener vergüenza” visibilizar la lactancia como una parte más de la maternidad. Esta visibilización, apunta Vinuesa, conllevará que la ficción “se inspire en la realidad” y recupere la imagen de la lactancia materna. 

En esta lactancia actual hay que tener en cuenta los dos movimientos contrarios que se producen. Mientras en España se genera una vuelta y congresos como el que este fin de semana se celebra en Ciudad Real, las mujeres que llegan de fuera vienen de un mundo en el que la lactancia se considera un aspecto de clases bajas. Esta diversidad cultural, ha sido abordada por Natalia Fuentes, matrona y experta en educación sexual, que recordaba que en China apenas hay lactancia y en latinoamérica existe un boom de los biberones. 

En esta batalla entre lactancia y biberón juega un papel importante el feminismo, ubicado siempre entre el aspecto laboral y el derecho a contar con una sexualidad plena. La lactancia “tiene que estar en la agenda feminista”, apuntaba García. 

 

Deja un comentario