Compartir
Publicidad

El presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, ha representado esta mañana el balance presupuestario de la institución en el año 2015. Unas cuentas que finalizan con 50,1 millones de euros de remanente de Tesorería, de los que 6,6 millones euros se destinarán a obras que pondrá en funcionamiento la Diputación, 16 millones se incorporarán al presupuesto de 2016 para afrontar pagos pendientes del pasado año y 28,1 millones se quedarán en el banco, al no poder emplearse en ninguna inversión.

“El dinero se destinará a obras y actuaciones públicas como alguna carretera”, ha comentado Caballero, que avanzaba que será la intervención en la carretera Villamayor-Argamasilla. Además habrá intervenciones en edificios municipales como la Diputación o el Museo del Vino de Valdepeñas, buscando la contratación de estas obras con empresas de la provincia de Ciudad Real.

Caballero ha recordado que estos 6,6 millones de euros se suman a los 8 millones aprobados por Diputación para obras municipales a través de su Plan en los municipios. Además con los 17 millones, de euros, de Junta y Diputación, para el plan de empleo se encuentran 31 millones dedicados a inversión en la provincia.

Caballero ha explicado que el presupuesto del pasado año era de 102 millones y se gastaron 116 millones de euros, fruto de remanentes anteriores. El presidente ha incidido en que la Diputación es una administración con “cero euros de deuda”, después de que el anterior presidente, Nemesio de Lara, decidiera el pasado año pagar todos los créditos pendientes. Una situación casi única en España pero que les obliga a mantener las mismas normas económicas y dejar 28,1 millones de euros en cuentas bancarias.

Así, se ha sumado a las críticas al Ministerio de Hacienda y las leyes presupuestarias aprobadas en la pasada legislatura. “No tiene lógica ni sentido que una institución saneada no pueda destinar todos sus recursos porque una ley sin sentido y puesta en marcha por el señor Montoro lo decide”, ha dicho Caballero. En este sentido, señalaba que “hay una cifra de desempleados insoportable” en la provincia de Ciudad Real y ese dinero que estará en el banco podría dedicarse a invertir en estas personas.

Caballero ha dicho entender que “aquellas administraciones con deuda” tengan trecho de gasto, pero la Diputación sin deuda no puede invertir sus recursos.

Deja un comentario