Compartir

El portavoz del Gobierno Regional, Nacho Hernando, ha analizado un informe elaborado por la Consejería de Fomento sobre la situación actual del parque de viviendas del Gobierno regional y las actuaciones que en esta materia se acometerán en los próximos. Según estos datos, el parque de viviendas en Castilla-La Mancha cuenta en este momento con 11.397 inmuebles.

Las viviendas que dependen de la empresa pública Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (GICAMAN), que se adjudican en régimen de compraventa o régimen preferente de alquiler con opción a compra, suman 2.891 inmuebles. La Consejería de Fomento también dispone de 8.506 viviendas sociales de propiedad pública.

El portavoz del Ejecutivo regional ha destacado que en los últimos nueve meses el Gobierno regional ha realizado obras de reparación en 120 viviendas de GICAMAN y 150 viviendas sociales que presentan distintos niveles de deterioro por la falta de uso o por actos vandálicos fruto de la inacción o de la paralización de las promociones durante los últimos cuatro años.

Hernando ha remarcado que, a día de hoy, el Gobierno de Emiliano García-Page ha entregado ya un total de 84 viviendas y sigue trabajando para poner en servicio las 417 viviendas que aún están sin adjudicar, renegociando con las empresas la finalización de las promociones. También se continúa con la rehabilitación de las viviendas sociales, que ascienden a 271, de las que sólo 22 cumplen unos mínimos estándares de habitabilidad.

En este sentido, ha avanzado que los Presupuestos del Gobierno regional para 2016 contemplan una partida de 1,3 millones de euros para continuar con la reparación de un parque de viviendas sociales “deteriorado y abandonado durante los últimos cuatro años”, un 30 por ciento más respecto a 2015, todo ello dentro del esfuerzo del Ejecutivo autonómico para “procurar soluciones habitacionales a los ciudadanos”.

Así, ha incidido, la inversión en políticas de vivienda contemplada en el Presupuesto para este año asciende a 38,7 millones de euros, incluyendo en ella las actuaciones previstas en Castilla-La Mancha dentro del Plan de Vivienda estatal, con vigencia hasta 2016, y cuya ejecución, ha lamentado, “podría verse afectada debido a la situación de interinidad en la que se encuentra el Gobierno de España”.

Hernando ha exigido al Ejecutivo central en funciones que confirme la continuidad del Plan de Vivienda estatal y que atienda las demandas del Gobierno de Castilla-La Mancha para mejorar un documento que, a día de hoy, “está redactado de tal manera que perjudica el parque de viviendas privado”.

Además, ha añadido, la Consejería de Fomento está llevando a cabo una actualización de las bolsas de demandantes en cada una de las poblaciones ya que muchas de ellas se han quedado obsoletas debido a que “muchos de los peticionarios de VPO han encontrado en los últimos cuatro años otras alternativas en el mercado”.

 

Termalismo Social

El Gobierno de Castilla-La Mancha destinará 324.000 euros al Programa de Termalismo Social en 2016, un programa, ha señalado el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, “que socialmente tenía un gran aceptación entre el colectivo de personas mayores y que fue abandonado en los últimos cuatro años”.

Así lo ha anunciado Hernando durante la rueda de prensa que ha ofrecido esta mañana en el Palacio de Fuensalida para informar de los acuerdos del Consejo de Gobierno, que ayer dio luz verde a la orden de la Consejería de Bienestar Social que establece las bases reguladoras de dicha convocatoria y convoca las plazas para el año 2016.

El Programa contará este año con un total de 3.000 plazas, algo que el portavoz del Ejecutivo autonómico ha querido remarcar al recordar que el anterior Ejecutivo recortó de forma drástica el número de beneficiarios pasando de los casi 14.000 usuarios en 2011 a la “ridícula y casi testimonial” cifra de 190 en 2015, “un recorte del casi el 99 por ciento”, ha subrayado.

La medida forma parte del Programa de Envejecimiento Activo del Gobierno regional, que ofertará más de 120.000 plazas de actividades en 2016, un 20 por ciento más que el año anterior. El portavoz ha remarcado que, a diferencia de las estancias que oferta el Imserso, el Programa de Termalismo Social de la Junta promueve estancias de corta duración “a un precio mucho más asequible”.

Así, ha señalado que frente a los 231 euros del Imserso por plaza y usuario, o los 315 euros del lote más económico del Gobierno anterior, el Programa de Termalismo Social de la Junta de Comunidades promueve estancias de corta duración desde 115 euros por usuario, de tal modo que “nuestros mayores no sólo van a ahorrar cientos de euros” sino que dispondrán de una opción “más cómoda y flexible para quienes consideran demasiado largo el programa estatal”.

El Programa de Termalismo Social del Gobierno regional persigue mejorar la salud y el bienestar de las personas mayores, dependientes y personas con graves dolencias y tiene importantes beneficios terapéuticos ya que incide directamente en la prevención de procesos de dependencia redundando en una mayor calidad de vida.

Hernando ha abundado también en las importantes repercusiones económicas que genera en las localidades y entornos en los que se ubican los nueve establecimientos que se han adherido a este programa, en un sector que genera más de 600 puestos de trabajo directo y 1.700 indirectos en toda la región, “ayudando a fijar población y aportando beneficios socioeconómicos”.

Deja un comentario