Inicio zCRisol OPINIÓN Ante la nueva...

Ante la nueva etapa del Aeropuerto de Ciudad Real

Compartir

El titular del Juzgado de Primera Instancia Número 4 y de lo Mercantil de Ciudad Real, Carmelo Ordóñez, emitió ayer el auto por el que declara a la mercantil CR International Airport SL “compradora y adjudicataria provisional” del aeropuerto de Ciudad Real, del que la mencionada empresa pasa también a ser “nueva promotora y gestora.”

El juez hará entrega provisional del aeropuerto a CR Internacional Airport el próximo 1 de mayo, para “que pueda llevar a cabo las obras de mejora y reparación de las instalaciones así como para comenzar a gestionar la rehabilitación de la licencia de uso y explotación de la unidad aeroportuaria”.

CCOO confía en que esta decisión judicial, que ha tardado seis años en producirse desde que el Aeropuerto se declaró en concurso, suponga el punto y final de los avatares y tribulaciones que ha sufrido esta infraestructura tan importante para Ciudad Real y para Castilla-La Mancha; concebida en los años 90 del pasado siglo e inaugurada finalmente en diciembre de 2008, justo al inicio de la crisis económica, en su momento más virulento.

Se desvanecieron los múltiples proyectos de negocio -industriales, comerciales, turísticos, urbanísticos- pergeñados e incluso anunciados en su entorno; el tráfico de pasajeros nunca alcanzó las previsiones y el aeropuerto cerró a los tres años de empezar a operar; sin que jamás llegara a ser lo que debió ser. Al contrario, cayó, además de en concurso de acreedores, en una espiral de disparates; y se convirtió en paradigma del desatino nacional y en el protagonista risible de lamentables espectáculos.

El auto del juez de lo mercantil de Ciudad Real abre ahora una nueva etapa, o simplemente cierra una década de despropósitos y devuelve al aeropuerto a la casilla de salida. Ahora es imprescindible disponer los elementos fundamentales para garantizar que en esta nueva oportunidad se camina en la dirección correcta; para garantizar que cada paso que se dé se asiente en la legalidad; para garantizar que los despropósitos no se volverán a repetir.

Partimos con una empresa que pujó 56,2 millones por el aeropuerto pero que cuenta con un capital social de 3.000 euros. Un elemento de incertidumbre que hay que despejar cuanto antes; aunque el magistrado, y no debemos ni queremos dudar de él, no muestra dudas sobre la capacidad y la buena fe de la mercantil en cuyas manos ha puesto el futuro del aeropuerto.

Es más, el juez asegura que ha tomado su decisión “poniendo también en valor el importe económico de la inversión prevista por la compradora para poner en marcha su proyecto, así como la creación de empleo directos e indirectos; y el consiguiente impulso económico para nuestro país, nuestra región, y los municipios cercanos, según el proyecto de viabilidad presentado por la comprador, con una inversión prevista de 579 millones de euros y una creación de 7.716 puestos de trabajo directos e indirectos en 10 años”.

Queremos lógicamente intervenir. Siempre consideramos que el aeropuerto debió ser, y debe ser, como dice el magistrado, una infraestructura fundamental para Ciudad Real y para Castilla-La Mancha. La mercantil CR International Airport SL asume una responsabilidad no sólo con sus socios o accionistas, sino con la provincia y con la región donde va a desarrollar su actividad.

Hay que garantizar que el periplo empresarial que el nuevo gestor del aeropuerto inicie el 1 de mayo llegue esta vez a buen puerto. Para ello, es necesario que la empresa evidencie su capacidad y su buena fue no sólo ante el juez, sino ante la sociedad.

Ayer, la consejera de Fomento reconoció que el Gobierno de Castilla-La Mancha aún no tiene información ni sobre la empresa ni sobre su proyecto.

Nosotros, como ella, también queremos conocer a la empresa, su proyecto y su plan de viabilidad. Porque su desarrollo y va a requerir –más vale que sea así- la implicación de las administraciones públicas, de los agentes socioeconómicos y de la sociedad en su conjunto; y porque su destino, su fracaso o su éxito, va a repercutir en todos nosotros y en el futuro de nuestra tierra.

Deja un comentario