Compartir
Publicidad

Cerca de medio centenar de sindicalistas de CCOO de Ciudad Real han celebrado esta mañana un acto de reconocimiento a dos de los delegados de prevención con los que cuenta el sindicato en la provincia, Isabel Balbuena, delegada de prevención de la residencia de mayores Sar Quavitae y José Antonio Montenegro, delegado de prevención de Repsol Petróleo.

Con motivo de la inminente conmemoración del 28 de Abril, Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo, “hemos querido reconocer y agradecer la labor que realizan los delegados y delegadas de prevención en el ámbito de la seguridad y la salud laboral, en sus centros de trabajo con las plantillas, con la dirección de las empresas y en los comités de seguridad y salud laboral; y también fuera: con los Servicios de Prevención, con las Mutuas, ante las instituciones…”, destacó el secretario general de CCOO-Ciudad Real, José Manuel Muñoz.

Se eligió para este reconocimiento a un delegado de una gran empresa, José Antonio Montenegro, y a una delegada de un pequeño centro de trabajo, Isabel Balbuena. Montenegro, que atesora ya 28 años de experiencia, ha trabajado en la mejora de la seguridad en diferentes departamentos de su empresa, negociando continuamente con la dirección del centro desde el Comité de Seguridad y Salud. Destaca en su trayectoria la consecución de numerosas medidas de prevención y seguridad, como los equipos autónomos de respiración y otras medidas complementarias, que inicialmente fueron consideradas como no necesarias y que han demostrado una importante incidencia en la mejora seguridad laboral en distintas actividades de Repsol Petróleo. En resumen, “con su trabajo y el de sus compañeros se ha conseguido una mejora sustancial de las condiciones laborales de la plantilla de Repsol, aumentando la seguridad y la higiene y evitando accidentes que en este sector revisten una gran gravedad”

En cuanto a Isabel Valbuena, como delegada de prevención en centro de atención a personas dependientes, ha promovido ante la dirección numerosas iniciativas enfocadas a mejorar la salud y la seguridad. Dada la actividad que desarrollan, ha impulsado programas de prevención de lesiones músculo-esqueléticas; y dado que su sector está muy feminizado, otros destinados a fomentar la protección de los embarazos y maternidades, junto a la detección de enfermedades profesionales y actuaciones en accidentes de trabajo.

“Esta es una semana de reivindicación, en la que alzamos la voz para denunciar la siniestralidad laboral y para reivindicar avances en materia de seguridad y salud en el trabajo; y es de justicia hacer un reconocimiento a todas las mujeres y hombres que a diario alzan la voz en los tajos defendiendo la vida y la integridad física de sus compañeras y compañeros de trabajado”, destacó Muñoz.

“Está claro, y las cifras así lo avalan, que donde hay presencia sindical, donde están nuestros delegados y delegadas de prevención, hay más seguridad y mejor cuidado de la salud de los trabajadores. Los factores que determinan este resultado son la dedicación y el compromiso, junto con una mejor formación, programas de prevención más eficaces, más vigilancia… Todo ello redunda en una mayor capacitación y una forma de trabajar más rigurosa, una exigencia y un cumplimiento más estricto de las normas de prevención y, en consecuencia, una menor accidentabilidad.”

“Por eso mismo”, añadió Muñoz, “nos preocupan las empresas con menos de seis trabajadores, en las que no está reconocido el derecho a elegir representación sindical. Es necesario, y así lo venimos demandando, crear la figura del delegado sindical de prevención territorial o sectorial, para atender a las microempresas y a las empresas no sindicalizadas de su comarca o de su sector de actividad”, reclamó Muñoz.

El secretario provincial de CCOO Ciudad Real explicó, por otra parte, que el empeño sindical de “pasar del enfoque reactivo al enfoque preventivo” en la lucha contra la siniestralidad laboral logró importantes reducciones en las cifras de accidentes desde el año 2000 al 2012, “pero en los últimos años, con los recortes en actuaciones preventivas, con la relajación de las empresas y con las políticas neoliberales que deterioraron la negociación colectiva, provocaron la perdida de derechos y aumentaron la precariedad laboral, volvió a crecer el número de accidentes.”

Por ello, Muñoz insistió en reivindicar tanto un nuevo Plan regional de Prevención como un incremento de plantillas de inspectores de trabajo.

Deja un comentario