Compartir

Esta mañana el concejal de Urbanismo, Alberto Lillo, ha presentado el anteproyecto de la primera fase de la plaza de Cervantes y ha avanzado características a futuro de la intervención en la zona. Se trata de un proyecto de más de 537.000 euros, lo que implica que casi un 1% del presupuesto municipal en la mayor obra que se va a desarrollar, aunque la financiación correrá a cuenta del Plan de Obras de la Diputación.

1Antecedentes

Imagen incluida en el anteproyecto

El edil ha explicado que en la década de los 90 se detectaron problemas en la plaza con pequeños hundimientos de un centímetro pero no fue hasta 2013, con el derribo del número 5 de la plaza de Cervantes cuando se tomaron en cuenta y se pensó en intervenir en la red de tubería.

Así, el 16 de septiembre de 2013 se inician los trabajos de renovación del tramo de colector de saneamiento más afectado por los hundimientos. Un tramo de unos 8 metros en los cuales se recoge la zona correspondiente a la acometida del edificio del nº 5 (no así el resto de la tubería también con importantes deficiencias).

El 11 de marzo de 2014 dan comienzo las obras de renovación de un tramo de unos 40 metros correspondientes al colector que va desde el centro de la plaza hasta el colector general.

2Tres centímetros en seis meses

El 30 abril de 2015 se realizó un estudio topográfico en el que se puede comprobar que la rasante del terreno ha experimentado descensos en algunos puntos de hasta 35 centímetros respecto a su configuración inicial.

El 10 de octubre se realizó un segundo estudio en el que se puede constatar que el descenso de la superficie del terreno es progresiva. De hecho, en los seis meses transcurridos entre un levantamiento topográfico y otro hay puntos que han descendido hasta 3 centímetros en las zonas más afectadas, el resto apenas ha experimentado variación.

El edil ha explicado hoy que en el último estudio, con un análisis hasta 15 metros del subsuelo la máquina encontró un vano de un metro en la zona del edificio derribado, no había suelo salvo la capa superficial.

“Hay zonas del pavimento que están hundidas, lo cual se manifiesta en que las pendientes han aumentado considerablemente en algunos puntos superando el 6% (muy superior al 1-2 % originales de la obra ejecutada entre 1.993-1.994)”, se indica en el resumen del anteproyecto hecho público hoy.

La estatua de Cervantes y el propio pedestal de granito, presentan un considerable desplome hacia el lado Este con un desnivel de más de 5 centímetros de unos vértices a otros

3Escombros, arcillas, caliza

La estructura del subsuelo de la plaza de Cervantes implica que hay tres terrenos diferenciados y que en función de su estado están cediendo o sustentando la superficie.

El primer nivel son rellenos antrópicos. Se trata de una zona en la que hay escombros y cascotes junto con zahorra y arcilla sobre la que se sustenta la superficie. “La compactación tras su colocación no fue la adecuada, por su propia naturaleza”, indica el anteproyecto.

El siguiente espacio es el arcillas grises, con mal olor, lo que implica que la humedad puede ser fruto de  una “probable en una rotura del saneamiento”. “La presencia de agua ha reblandecido el nivel que originalmente presente una compacidad media, dando lugar a una mezcla del nivel de los rellenos con las arcillas grises al comienzo de este paquete”, es decir parte d elos escombros se han hundido en el terreno blando.

La última parte del subsuelo es la caliza, donde se cimentan los edificios y hasta donde habrá que llegar en estas obras, casi a diez metros de la superficie.

4Objeto de la Obra

La primera fase supone la renovación completa de las redes de agua, saneamiento y demás infraestructuras, así como a mejorar la estabilidad del firme y los pavimentos.

En la práctica implica que habrá que levantar todo el subsuelo, desde el inicio de la calle Alfonso X El Sabio y hasta el edificio derruido. Además será necesario cambiar todas las acometidas de las viviendas y locales de la zona. 

Al cambio de redes se unirá la inclusión de columnas de hormigón que estabilicen el terreno y finalizará con el relleno con nuevos materiales, que eviten lo ocurrido.

5Plazo y presupuesto

Tras aprobarse hoy en la Junta de Gobierno local el proyecto será enviado a la Diputación para que lo apruebe dentro de su Plan de Obras municipales. Entonces se abrirá el plazo de licitación y de adjudicación, lo que implicará un proceso de unos dos meses y medio mínimo hasta el inicio de obras, entre concurso, adjudicación y plazos de recursos.

Por lo tanto el proyecto se efectuará a partir del otoño con un tiempo estimado de seis o siete meses, finalizaría cercano a la próxima Semana Santa.

El presupuesto total de la obra es de 537.647,25 euros.

6Seguridad y Cervantes

Este inicio de las obras vendrá marcado por la retirada de la escultura de Cervantes, todo el subsuelo será excavado y la figura será uno de los primeros elementos en desaparecer. Tampoco podrá haber terrazas en la zona y queda por especificar el paso de los vecinos a sus viviendas.

El concejal ha avanzado que el proyecto se hará por tramos para facilitar este tránsito de las personas.

7Más peatonalización

Tras la obra del subsuelo llegará la intervención que se verá, la reordenación de elementos (terrazas, estatua) y que se completará con el inicio de la siguiente fase de peatonalización.

De este modo, la calle Bernardo Mulleras y la Alfonso X El Sabio hasta el mercado quedarán como peatonales. Ambas vías eran peatonales en el Plan de Movilidad aprobado en la pasada legislatura y que suponía hacer un centro peatonal cortando el tráfico en el Quijano y dejando el acceso al centro de forma exclusiva por calle Alarcos, Juan II y Postas (se puede consultar aquí)

 

 

Deja un comentario