Compartir


Vicent Borrás es sociólogo, investigador y un activista. En esta última actividad ha visitado hoy la Facultad de Educación para hablar sobre ‘Familias LGTB transformando la escuela’, como vicepresidente de la asociación de familias gays y lesbianas de Cataluña. Un encuentro en el que ha tratado la necesidad de que el profesorado forme a los alumnos en la diversidad y que la palabra gay o lesbiana deje de ser un tabú en las aulas desde pequeños.

¿Por qué una charla de familias gays y lesbianas en una facultad de Educación?

Porque una de los programas que tenemos desde nuestra asociación de familias LGTBI en Cataluña es un programa para transformar la escuela porque nuestra realidad no está considerada en la escuela. Aún hoy en día después de 10 años de matrimonio igualitario, cuando llegan dos padres o dos madres con hijos en la escuela ese modelo familia no es considerado. Por poner un ejemplo toda la documentación interna, circulares que se envían siguen poniendo el nombre del padre y de la madre. Con lo cual una escuela que no incluye un modelo de familia de un niño, no incluye a ese niño.

¿Qué problemas puede tener un padre gay o lesbiana en el ámbito escolar?

En principio el padre no tiene los problemas pero si no se trabaja la realidad LGTBI y no se tiene en cuenta la diversidad familiar el niño va a encontrar que su modelo de familia no existe, que él es un raro. Además debe ocultar a su tipo de familia porque no aparece en ningún libro de texto, en ningún programa. Yo tengo dos padres pero aquí nadie tiene dos padres y además la maestra o el maestro nunca habla de esto. Mis padres son gays y la palabra gay nunca aparece en la escuela, por lo tanto, lo mío es algo que no existe. Él puede sufrir un proceso de interiorización de una dificultad que en realidad no la tiene.

Por otra lado, vemos que todo lo que significa gays, lesbianas, transexuales no existe en la formación del profesorado, ni siquiera en los programas educativos. Cualquier niño que tenga un comportamiento no normativo, en el sentido de heterosexual o en el sentido chico o chica clásico va a estar estigmatizado en la escuela porque la formación que se da es muy binaria: los niños hacen eso, las niñas hacen lo otro. Cuando hay un niño que tiene un comportamiento de género que no es el típico va a sufrir bullying por parte de los otros, porque la escuela esto no lo trabaja. Estamos dejando en manos del entorno social sin trabajarlo todas las problemáticas que conllevan no estar en la norma.

Cuando se habla con futuros profesores, ¿qué se les pide?

Primero que haya formación de este tipo. Es un problema no tanto de orientación como de género, porque las escuelas no es un sitio donde haya prácticas sexuales pero es un sitio donde hay emociones, sentimientos y dónde se construye estos sentimientos y estas normas. Por lo tanto, los valores que no cuadran en estos estereotipos van a quedar fuera. Es una cuestión de libertad ya que educar en estos modelos estereotipados estás privando a un hombre que le guste cruzar las piernas no lo pueda hacer o que le guste la cerámica o maquillarse no lo pueda hacer o a una mujer que le guste el fútbol. Por este motivo, lo que le pides a los profesores es que trabajen los valores de la diversidad y poniendo nombres a las cosas. No hay nadie, ningún profesor, que utilice las palabras gays y lesbianas o incluso se puede decir que en esta facultad no sé si habrá algún profesor que haya salido del armario y en las escuelas públicas menos, cuando sabemos que está lleno. No salir del armario significa que las escuelas no son entornos seguros para las personas que presentan diferencias respecto a la norma mayoritaria.

charla lgtbi educación

¿Cómo se puede meter en el curriculum escolar la diversidad?

A través de proyectos. Igual que se ha introducido la diversidad religiosa o la diversidad cultural. Hay muchas diversidades y somos un país que ha recibido muchos inmigrantes en los últimos años y hemos introducido en la mayoría de los comedores comida musulmana. Hemos introducido la diversidad cultural en la escuela y ya se habla de familias monoparentales. Esto se ha introducido trabajándolo de manera transversal.

¿Haría falta educación para la ciudadanía?

Absolutamente. La asignatura es algo que ahonda en esto pero hay que introducirlo de manera transversal en todas las asignaturas. Por ejemplo, cuando se habla de García Lorca hay que decir que es homosexual, no se puede ocultar porque no se entiende su obra. Cuando se habla de la informática hay que decir que el inventor es Alan Turing, que era homosexual. O cuando se hable de los derechos humanos hay que explicar, la historia de los derechos LGTBI.

¿Qué hay que decirle a un padre o una madre con la mentalidad de que no debe hablarse de los gays para evitar ser uno?

Cuando a tu hijo se le habla de los negros no se vuelve negro. Es algo que no dirías nunca y cuando a tu hijo se le habla de mujeres no se puede porque se vuelve feminista. Hay que educar. 

 

Deja un comentario