Inicio zCRisol OPINIÓN 1 de mayo: Co...

1 de mayo: Construyamos democracia en las empresas

Por el Partido Trabajo Democrático

Compartir

unnamedSalimos a la calle a manifestarnos un 1º de mayo más, a celebrar junto al resto de trabajadoras/es el día internacional de nuestra clase: salimos para gritar que la clase obrera existe, que somos la mayor parte de la población mundial y que, al igual que “los mártires de Chicago” en 1886, luchamos por nuestras condiciones de vida y trabajo. Ellos fueron asesinados reclamando la jornada de ocho horas; 130 años después los capitalistas nos han devuelto a largas jornadas por encima de tal cifra pero también a jornadas menores en las cuales somos forzados a trabajar como mulas por raquíticos salarios.

La crisis se está saldando con un aumento de las desigualdades sociales a todos los niveles. A pesar de haberse cargado ésta sobre nuestros hombros no hemos obtenido beneficio alguno por ello; todo lo contrario, en estos largos años hemos retrocedido tanto en el terreno económico (bajadas de sueldo, pérdida de poder adquisitivo, aumento de la jornada laboral, mayor explotación durante la misma, etc) como en el político (reformas laborales antiobreras, reforma de la Constitución para primar el pago de la deuda, aplicación de leyes represivas).

Los grandes empresarios y banqueros, a la cabeza de toda la clase dominante, buscan asegurar sus beneficios y la supervivencia de su régimen social poniendo a funcionar las poderosas herramientas de las cuales disponen. Desde sus representantes políticos (PP, PSOE y C´s) a los medios de comunicación, han desatado una campaña para conseguir una gran coalición oligárquico-burguesa que gobierne el país salvaguardando los intereses privados de una minoría social cada vez más pequeña y a su vez reaccionaria.

La clase obrera y el resto del pueblo han evidenciado de muchas formas que no es posible seguir tolerando atropellos, que no estamos dispuestos a perder más derechos y que tenemos reivindicaciones que pueden aliviar nuestra agobiante situación de vida. Sin embargo, aún se depositan amplias esperanzas en la capacidad del sistema social vigente para favorecer a todas las personas a través de reformas y nuevas caras en las instituciones.

Desde el Partido del Trabajo Democrático apoyamos y apoyaremos todas las iniciativas destinadas a mejorar las condiciones de vida y trabajo de la mayoría obrera y popular. Participamos en los sindicatos como herramienta básica de la clase obrera para defender sus intereses económicos inmediatos, pero insistimos en la necesidad cada vez más acuciante de poner el acento en la política, convencidas/os de que es en ella donde la lucha de clases se resuelve del lado de unos o de otros. La clase obrera es capaz, por ser la creadora de todas las riquezas y la fuerza motriz de la economía, de resolver la encrucijada capitalista entre la producción social y la propiedad privada. Para ello necesita reconocerse como clase social revolucionaria, reencontrarse con su conciencia expresada de manera fundamental por el socialismo.

Las y los comunistas del PTD llamamos a las/os obreras/os conscientes a organizarse políticamente con nosotras/os y a participar en círculos de estudio donde nos preparemos para abordar con garantías la tarea de derribar esta vieja sociedad y edificar una nueva libre de la explotación del ser humano por el ser humano.