Compartir
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Hospital General Universitario de Ciudad Real (HGUCR), dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, y la delegación provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) avanzan unidos en la mejora de apoyos psicológicos, sociales o de información específica al paciente recién diagnosticado de cáncer, según el convenio suscrito por ambas entidades para la puesta en marcha del programa ‘Primer Impacto’.

El objetivo del proyecto es facilitar al paciente una intervención inmediata tras el diagnóstico, para que tanto el paciente como los familiares conozcan los recursos existentes y se les garantice una atención integral durante todo el proceso. De esta forma, se pretende agilizar los apoyos al paciente desde el primer momento con el fin de reducir la ansiedad que tanto para él como para la familia supone el primer impacto del diagnóstico de cáncer.

La intervención consiste en una o dos sesiones para evaluar las necesidades del paciente o sus familiares y orientarles hacia los apoyos más indicados de acuerdos a sus niveles de malestar,  distrés y las necesidades que presentan.

Para el desarrollo del programa ‘Primer Impacto’ la AECC contará con un profesional que tendrá presencia en el Hospital General Universitario de Ciudad Real, con objeto de realizar la evaluación de necesidades y la acogida de pacientes y familiares cuando así lo requieran.

Sus funciones consistirán en identificar de forma rápida la demanda de los pacientes mediante un sistema estandarizado de clasificación, priorizar en función de sus necesidades el tipo de apoyos que necesita con mayor celeridad y determinar aquellos recursos que son más adecuados en cada caso.

Desde el punto de vista funcional, según el convenio suscrito, la AECC desarrollará sus programas con autonomía y en coordinación con los servicios de Oncología Médica, Psicooncología, rientación social y enfermería de enlace, entre otras áreas del Hospital de Ciudad Real.

Voluntariado

El acuerdo regula también la actuación del voluntario de la AECC con enfermos oncológicos con el fin de conseguir una mayor calidad de vida para los enfermos de cáncer y sus familias.

Con este fin se determina la necesidad de que los voluntarios intervengan en las funciones de  acompañamiento al enfermo y a su familia cuando las condiciones del paciente lo faciliten y no exista impedimento por parte de los afectados.

El voluntario se compromete a suplir al cuidador habitual para facilitar su descanso físico y emocional y a prestar apoyo emocional al enfermo y su familia mejorando la expresión de emociones asociadas a la enfermedad. En estos casos, las actividades de animación y entretenimiento permiten que la estancia del enfermo en el hospital sea más agradable.

Finalmente, gracias a la colaboración entre la asociación de pacientes y el hospital, los pacientes oncológicos contarán con un apoyo directo, que ante la detección de cualquier necesidad que requiera la intervención de personal especializado se canalizará esta demanda para que garantizar una respuesta rápida.

Deja un comentario