Compartir

Ciudad Real se une a la campaña de Amnistía Internacional para difundir el olvido del Estado de Sinaloa (México), que lleva tres años sin revisar la situación de Yecenia Armenta y el próximo jueves, 5 de mayo, Gabriela Carreón, la abogada de esta nueva víctima de violencia en México, impartirá una conferencia en el salón de actos de la facultad de Químicas, a las 19,30 h. a la que invitan a las personas que estén interesadas en este caso de violación de derechos humanos en Méjico y, en general, en todo el mundo..

A Yecenia Armenta la colgaron boca abajo de los tobillos, la asfixiaron y la violaron. Se encontraba en las dependencias de la policía secreta mexicana. “Después de muchas horas, dije que iba a firmar lo que querían que firmara. Yo firmé, aún vendada. Jamás leí lo que firmé”, asegura.

Yecenia ha pasado más de tres años en la prisión de Sinaloa (México), acusada de planificar el asesinato de su marido. La única prueba en su contra es su propia confesión, extraída mediante tortura, amenazas y coacciones.

El caso de Yecenia es solo uno de los miles que ha documentado Amnistía Internacional en México. Según el último informe sobre tortura en este país publicado en octubre de 2015, la epidemia de tortura en México ha alcanzado niveles catastróficos, con más del doble de denuncias de asfixia, violaciones y otros tipos de abuso sexual, choques eléctricos y golpes.

Las autoridades niegan la magnitud del problema, amparadas en la inexactitud y contradicción de los registros oficiales sobre tortura y malos tratos en México. Durante 2015, el Gobierno mexicano presentó una Ley contra la Tortura en el Parlamento que, sin embargo, no se ha traducido todavía en medidas efectivas para proteger a las personas y castigar a los responsables.

Mujeres

Las mujeres son especialmente vulnerables a la tortura sexual cuando están bajo custodia. Sin embargo, se las recluye en bases militares e instalaciones policiales a cargo de agentes hombres sin que existan medidas efectivas que garanticen su seguridad física frente a los ataques y las humillaciones de carácter sexual. El trauma infligido a estas mujeres unido a la falta de acceso a una atención médica inmediata, sensible al género y realizada por médicos independientes, dificulta que las víctimas denuncien.

Amnistía Internacional insta al Gobierno de México a que libere inmediatamente a Yecenia Armenta y adopte medidas urgentes para erradicar la tortura y garantizar que médicos oficiales, expertos forenses y agentes del ministerio público dejen de hacer la vista gorda ante este fenómeno generalizado.

Además, la organización ha puesto en marcha una acción en solidaridad con Yecenia en – www.actuaconamnistia.org.

Deja un comentario