Compartir

Un nivel bajo de los factores de coagulación, un déficit de plaquetas o una alteración en su función son la causa de la diátesis hemorrágica, la predisposición del organismo a sangrar de forma anómala, según expuso la doctora Diana Buenasmañanas en la última sesión general que ha tenido lugar en el Hospital General Universitario de Ciudad Real.

Buenasmañanas, facultativa especialista del servicio de Hematología, explicó que la mayoría de las diátesis hemorrágicas o coagulopatías son hereditarias, pero que también las hay adquiridas, como puede suceder con la hemofilia tras un parto o en personas entre los sesenta o setenta años de edad, aunque casi siempre son congénitas.

En su intervención, la hematóloga, relacionó los diferentes tipos de diátesis hemorrágicas, atendiendo al déficit del factor de coagulación que las provoca u otras causas, como una ingesta de medicamentos o una intervención quirúrgica, y señaló los indicadores a los que hay que prestar atención para diagnosticarlas y el tratamiento a prescribir.

A pesad de que supone sólo un pequeño porcentaje de las coagulopatías, la hemofilia es la diátesis hemorrágica más conocida. Destaca por ser de las que produce los mayores sangrados por un nivel bajo del factor VIII de coagulación. Está relacionada con el cromosoma X y concentrada en familias muy determinadas en las que las madres portadoras la transmiten a sus hijos varones.

Deja un comentario