Compartir

Una corriente arrasa Europa,
España, el mundo…
Y las viejas familias cierran las ventanas,
afianzan las puertas,
la casta corre temerosa hacia los Bancos
y la campana ya no suena en la Bolsa;
y el Ibex sueña por la noche con hogueras,
con empresas ardiendo,
que en vez de cajas fuertes tienen llamas,
donde el dinero salta en chispas,
cajeros,
cajeros automáticos que no nos dan monedas.

¿Dónde van
dónde van?
Los perroflautas nos vienen invadiendo con sus rastas
¿Qué es esto?
-Cerremos,
cerremos pronto las trincheras.

Vedlo avanzar a prisa sobre el viento tumefacto
de las estepas venezolanas del hambre y la miseria.
Que su discurso no llegue a los obreros,
que su retórica no se adentre en las fábricas,
que no divisen su círculo morado las gentes de los campos.

¡Detenedle!
Porque toma los cielos por asalto
removiendo toda la podredumbre,
porque se sienta en taburetes de los bares
y habla a la muchedumbre
y la saca de dudas y zozobras,
y hace que los de abajo se rebelen
y se levanten contra los banqueros

¡Cerrad,
cerrad las plazas!
Su voz chocará contra los soportales.
¿Qué es esto?
-Por contra, nosotros lo seguimos,
lo hacemos descender del viento huracanado que lo empuja,
le preguntamos por los presupuestos morados de la igualdad y el triunfo;
lo sentamos a la mesa de aquellos desahuciados que no comen,
presentándolo al político viejo con escraches
sintiendo su presencia en huelgas y manifestaciones,
haciéndolo escuchar a los parados y los yayoflautas,
ver en las academias a los frustrados estudiantes sin recursos
y alzar la voz a gritos en las instituciones viciadas por la troika.

Una corriente arrasa España,
el mundo, Europa…
Nosotros la llamamos CONFLUENCIA.

Deja un comentario