Compartir

El sindicato CSI·F ha protestado esta mañana frente a la Subdelegación del Gobierno ante el recurso planteado a la recuperación de las 35 horas, y que con su publicación esta mañana en el BOE implica que los funcionarios desde mañana cuente con 37,5 horas de jornada semanal. Rafael Céspedes, secretario provincial, ha dicho “no entender como un Gobierno en funciones es capaz de tomar esta decisión cuando tenían tiempo de sobra hasta septiembre para pronunciarse”. 

“Estamos asistiendo todos a una confrontación política en la que se utiliza a los funcionarios públicos como un arma arrojadiza”, ha comentado Céspedes, quien considera que de un lado “está el Gobierno central que les prohíbe volver a esas 35 horas” y por otro lado se encuentra “el Gobierno autonómico que puede adoptar otra serie de medidas que no van en contra de la ley”.

En este sentido, Céspedes recordaba propuestas realizadas como en el País Vasco donde las instrucciones internas posibilitan la entrada y salida 15 minutos después o antes, lo que en la práctica permite quitar media hora de tiempo laboral efectivo y, por lo tanto, dejar sin efecto las 37,5 horas impuestas. 

“Se trata de la conciliación de la vida laboral y familiar con una entrada de cortesía”, ha dicho Céspedes, quien apuntaba como una segunda opción la posibilidad de la formación online. “Esto lo están haciendo en la mayoría de administraciones tanto locales, como diputaciones o autonómicas”.

“Nuestra repulsa de hoy es por un lado al Gobierno central porque volvemos a lo más profundo de la crisis y los funcionarios pagamos el pato de una crisis de la que no somos responsables”. Además consideran que la protesta es “una advertencia al Gobierno autonómico porque deberá decidir a corto plazo si permanece al lado de los empleados públicos” con estas propuestas o los “usa como ariete en una confrontación política con el Gobierno central y buscando un rédito electoral ante las elecciones generales”. 

“Jurídicamente entra en vigor en el mismo momento que es publicado en el BOE y tenemos convocadas para la semana que viene mesas con el Gobierno autonómico en los diferentes sectores”, ha recordado Céspedes, quien señala que hay que esperar a ver cómo afecta las 37,5 horas. Céspedes pedía que no se vuelva a las “cospetardes” o los maratones de jornadas y que afectaban al rendimiento y a la conciliación de la vida laboral y familiar. 

Deja un comentario