Compartir
Publicidad

“Creo que se está haciendo bien el trabajo porque hay refugiados sin que se sepa que hay”. Con esta frase Pilar Zamora, alcaldesa de Ciudad Real, ha defendido la decisión de no dar cifras a los refugiados que hay en la capital. La primera edil ha recordado que se está trabajando “con toda la discreción” dando apoyo a Cruz Roja, la entidad que gestiona las acogidas en la provincia de Ciudad Real. 

Para la alcaldesa, no dar datos o cifras es “una forma de hacer el trabajo” y recordaba que se está haciendo una labor de “inclusión, con ellos, para ellos y por ellos” pero sin tener que dar cifras de cuántos habitan. 

La alcaldesa ha recordado que “un refugiado tiene un estatuto y unos derechos que tenemos que defender”, ha afirmado la primera edil durante la inauguración del ciclo de seminarios sociedad y derechos humanos en el Museo del Quijote.

 

Deja un comentario