Compartir

El viceconsejero de Educación, Cultura y Deporte, Jesús Carrascosa, acompañado de la delegada de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha inaugurado la exposición ‘La ostentación del poder. Metalurgia en la Prehistoria y Protohistoria’, centrada en la importancia que tuvo el metal en las sociedades humanas que ocuparon el territorio que actualmente conforma nuestra Comunidad Autónoma.

Carrascosa ha resaltado la riqueza que tiene Castilla-La Mancha en los registros arqueológicos y en los museos de la región que tienen una importancia capital “para conservar y proteger nuestro patrimonio pero sobre todo para difundirlo”.

Un patrimonio que ha quedado patente en el magnífico trabajo desarrollado por los comisarios y técnicos que han realizado una “exposición espectacular que sorprenderá a todos”. En este sentido, el viceconsejero de Cultura ha puesto en valor el “capital humano que tenemos” y con el que Castilla-La Mancha, ha advertido, “puede conquistar lo que quiera” y llegar a las cotas de bienestar que queramos, porque, según ha dicho, “tenemos gente que trabaja muy bien”.

Por su parte, la delegada de la Junta en Ciudad Real ha destacado que es intención del Gobierno regional que el Museo provincial sea “referencia” en Castilla-La Mancha, y el trabajo que se está realizando con el nuevo Gobierno de Emiliano García-Page es “magnifico”, calificando de “interesante, viva y llena de colorido” esta exposición.

Olmedo ha resaltado la idea de acompañar la muestra con talleres didácticos que hará que los niños pasen por el museo, conozcan mejor la prehistoria y protohistoria y “arrastren” a sus padres a disfrutar del museo como ellos lo van hacer desde la mirada más infantil.

Producida por iniciativa de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, ‘La ostentación del poder. Metalurgia en la prehistoria y protohistoria’, está centrada en la importancia que tuvo el metal en las sociedades humanas que ocuparon el territorio que actualmente conforma nuestra Comunidad Autónoma.

Esta exposición, comisariada por los arqueólogos Honorio Javier Álvarez y Manuel Molina, recoge alrededor de 450 piezas, de las que más de dos centenares proceden de diferentes museos de la Región, entre los que se encuentran los de Albacete, Cuenca, Guadalajara, Santa Cruz (Toledo) Valdepeñas, Almadén y Molina de Aragón.

Dividida en 8 módulos, la muestra hace hincapié en los importantes cambios de orden social que trajo consigo la metalurgia: desde las dificultades inherentes a la extracción y la manipulación del mineral, que significó que al principio sólo pudiese ser accesible a las élites, hasta la generalización de su uso con la irrupción de la metalurgia del hierro, observándose, no obstante, una clara distinción de los grupos sociales en función del acceso al mismo. Este desarrollo de la práctica metalúrgica tuvo su reflejo en múltiples y variopintas cuestiones como el auge del comercio, nuevos medios de transporte como la vela o el carro, sin olvidar la aparición de la escritura y la moneda.

Con un montaje cálido y efectista, la muestra destaca por un discurso didáctico en el que se combinan espacios que reconstruyen diferentes tipos de enterramientos, hornos de las edades del Bronce y del Hierro, talleres de orfebrería ibérica, de acuñación de moneda o una herrería; junto una magnífica selección de objetos de cobre, bronce, hierro, oro, plata y plomo, que van desde el Calcolítico hasta finales del mundo ibérico. Todo ello ilustrado por una serie de audiovisuales que recrean las estelas del Bronce Final o algunas cerámicas ibéricas en las que los objetos de metal cobran vida en manos de los personajes en ellas representados.

Las piezas más antiguas que forman parte de la muestra proceden del yacimiento calcolítico del Valle de las Higueras (Toledo), datadas en el 2.500 a.C. aproximadamente. La Edad del Bronce está representada, entre otros, por yacimientos emblemáticos de Ciudad Real como La Encantada o las motillas del Azuer y Retamar, las estelas de guerrero, así como moldes de fundición de la Loma del Lomo de Cogolludo (Guadalajara).

Deja un comentario