Compartir

“Cruz Roja pide a gobiernos europeos que cumplan con el Derecho Internacional y a los ciudadanos que hagan la mejor acogida posible”. Con estas palabras sintetizaba el presidente de Cruz Roja en Castilla-La Mancha, Jesús Esteban, las dos vertientes en las que se está materializando la crisis humanitaria provocada por la guerra en Siria.

Esteban hacía estas declaraciones durante la inauguración, en el Antiguo Casino de Ciudad Real, de la exposición “Crisis Refugiad@s en Europa”, una muestra fotográfica para sensibilizar sobre la inhumana situación que viven estás personas.

Acompañado por responsables institucionales de la Diputación provincial y la Junta de Comunidades, así como por la presidenta de Cruz Roja Ciudad Real, Lola Moreno, Jesús Esteban recordaba que recientemente han llegado a la región 17 refugiados, aunque ninguno procedente de los campamentos turcos, italianos o griegos. “Pido a ciudadanos de Castilla-La Mancha, y en Ciudad Real ya lo están demostrando, que sea una acogida calurosa y solidaria para que estas personas puedan rehacer sus vidas con dignidad“, apuntaba.

Sobre el trabajo que está realizando la ONG frente a esta crisis humanitaria, Esteban subrayaba que se está haciendo una doble labor, por un lado, aprovechando la larga experiencia de Cruz Roja, “acogiendo a los poquitos que nos llegan en las mejores condiciones”.

Y por otro lado, colaborando con los países más afectados por la llegada de refugiados, con el envío de ayuda económica y material y también con equipos humanos para atender sanitaria y psicológicamente a las personas que llegan, de las que un 55%, como destacaba el presidente de Cruz Roja en la región, son mujeres y niños. “Cuando llegan a costas, el primer calor y el primer abrazo es el de los voluntarios de Cruz Roja”, destacaba.

Rehacer la vida con dignidad

El responsable de la ONG en Castilla-La Mancha, que se ha mostrado crítico por la forma en la que están actuando los países de la Unión Europea durante la crisis, ha confiado en que se haga efectivo cuanto antes las últimas informaciones que apuntaban a que próximamente podrían llegar varias decenas de refugiados sirios a España. “Nosotros estamos trabajando en todas la provincias y hemos dicho que estamos dispuestos a acoger en las cinco”, subrayaba.

Un proceso de acogida que, como ha explicado Esteban, comienza por una primera fase de “casa, acogida y vestido”, en el que se cubren las necesidades básicas de las familias. Una vez pasado este primer contacto, comienza una segunda fase en la que se lleva a cabo el proceso de regularización de los refugiados y sus familias, con la escolarización de los niños y la regulación administrativa. Por último, hay una tercera fase para aprender el idioma y formales para la búsqueda de empleo.

Un proceso en el que se debe ayudar a que estas personas que huyen de la barbarie puedan rehacer su vida con dignidad, con la perspectiva de que “vienen para quedarse”, pues como destacaba Estebán, “las posibilidades de volver ahora mismo son nulas“.

Deja un comentario