Compartir
Publicidad

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha entregado un total de 82 viviendas de titularidad pública en la provincia de Ciudad Real desde que Emiliano García-Page asumiera la Presidencia de la Junta de Comunidades, con la particularidad de que 20 de ellas han evitado el proceso de desahucio a otras tantas familias.

Además, la delegada provincial de la Junta en Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha avanzado que el Ejecutivo castellano-manchego llevará a cabo 82 nueva actuaciones durante el presente año por un montante presupuestario de medio millón de euros, un importe del que 442.000 euros irán directamente a la rehabilitación de viviendas que ahora mismo se encuentran vacantes, y los 58.000 euros restantes se destinarán a la reparación y la reforma de viviendas ocupadas.

En este sentido, Carmen Olmedo también ha resaltado la apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha por rehabilitar el parque público de vivienda “deteriorado durante los últimos cuatro años porque no se ha hecho prácticamente ninguna inversión”, pero también por mejorar elementos como la eficiencia energética y la accesibilidad.

Unas medias que Olmedo ha enmarcado en el compromiso adquirido por el presidente García-Page con toda la sociedad de Castilla-La Mancha en su toma de posesión para “dotar de una vivienda digna a los ciudadanos y ciudadanas de la región”.

Y el mejor ejemplo que ha puesto la delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Olmedo, para ilustrar esa política responsable del Gobierno regional es el acto de entrega de las llaves de nueve viviendas de la empresa pública Gicaman a “nueve familias que deseamos que vean colmadas las esperanzas y necesidades de disponer de un hogar propio donde habitar”.

Se trata de nueve viviendas adosadas en régimen de alquiler por las que los solicitantes de los municipios de Cabezarados (3), Los Cortijos (1), Membrilla (1), Mestanza (3) y Puertollano (1), esta última adaptada para una persona de movilidad reducida, pagarán entre 110 y 200 euros al mes.

Tal y como ha recordado Olmedo, este derecho a la vivienda digna se recoge en el Plan de Vivienda de Castilla-La Mancha para cumplir con un principio fundamental, como es garantizar el acceso a una vivienda a todos aquellos ciudadanos y ciudadanos que así lo precisen, en la entrega de llaves de hoy mediante la modalidad del alquiler con opción a compra como una vía idónea para aquellas personas que menos ingresos tienen, con una atención especial hacia los jóvenes.

Por su parte, el director provincial de Fomento, Casto Sánchez, ha deseado a nueve beneficiarios “que sea el comienzo de un proyecto de vida de éxito porque la vivienda es un recurso básico con el que hay que contar, y el Gobierno del presidente García-Page está empeñado en que este recurso llegue a cuantas más familias mejor”.

Agilizar la entrega de viviendas cerradas

Una nueva etapa que a juicio del director provincial de Fomento deja atrás el periodo anterior, en referencia a la legislatura de María Dolores de Cospedal, en la que, “a pesar del registro y del alto número de demandantes existentes, no se daban las circunstancias que hicieran posible que las familias accediesen a la venta”.

Casto Sánchez ha detallado que esto fue así porque desde la empresa pública Gicaman “no se atendió con la diligencia necesaria la petición de cambio de calificación de venta a alquiler y, por lo tanto, las viviendas han estado terminadas y vacías durante un buen número de años” sin poder ofertarse a los ciudadanos.

Por último, ha asegurado que “el propósito en esta nueva etapa política es darle agilidad a la entrega de estas viviendas cerradas”, y con esta finalidad se aceleró el proceso de cambio de calificación a alquiler con opción a compra para que el parque público de viviendas vaya satisfaciendo las necesidades habitacionales de los castellano-manchegos.

Deja un comentario