La diégesis del cine en la plaza de toros

Compartir

Por Elena Rosa Rico

A Ciudad Real le gusta el cine, pero el epicúreo. Aquel que busca el placer cinematográfico y musical, evitando la fatalidad del calor veraniego y sin excesos, por solo dos euros.

El concejal de Promoción Económica, Cultural y Turística Jose Luis Herrera, lanzaba la semana pasada una de las propuestas ingeniada por la mesa del cine de la Comisión de Cultura, mesa organizada desde el Ayuntamiento y para la ocasión patrocina por Cruz Campo. ‘El Cine en tu Plaza’ , aunaba el deseo del edil socialista de dar lustre y vida programando actos lúdicos en la plaza de toros, y de otro lado, sumaba el anhelo de los cinéfilos por recuperar el cine de verano al aire libre en Ciudad Real.

Foto: Elena Rosa Rico
Foto: Elena Rosa Rico

El séptimo arte hincaba a puerta gayola la pantalla de grandes dimensiones con total mimo en el vetusto espacio de la plaza de toros, en el tiempo de las calores , y al que se le añaden extras que lo dotan de personalidad propia. Sesiones musicales, cortos, aire libre, espacio histórico, encuentro de fans y bar para alegrar el gaznate. Todo durante un largo fin de semana de Julio, 22, 23 y 24, en sesiones nocturnas. Después repetirán aforo taurino el próximo 30 de Julio, en lo musical, los catalanes Estopa. Digo repetirán por que hace diez años que pasó la gira Ultratumba por ese mismo lugar. En agosto pisarán la arena del coso los toreros de verdad, será el tiempo para la Feria Taurina Virgen del Prado 2016, tiempo para El Juli, Manzanares o Castella.

Noche de Cine que interesa a los ciudarealeños

El primer envite de pantalla grande fue el viernes noche, aforo de 300 sillas casi completado. Y como en casa, señoras que deciden que hay ponerse una silla en las piernas para estar mas agustito. Abrió la retina un corto, ¿se acuerdan cuando en los cines ponían cortos en lugar de publicidad?. Pues eso, hora de recuperar buenas costumbres culturales. Comenzó la tanda “La noche de las ponchongas” de Roberto Bueso, un cine de aventuras comprimido en 15 minutos.

El segundo envite rondó algo mas de medio aforo, y mucho público volvió a repetir velada después del éxito de la viernes. Abría la noche del sábado el cortometraje talento ECAM; “Sin tu latido” de María Posada (8min). En la que aparece el autor Luís Eduardo Aute, el compositor musical no está desde luego en su medio artístico.

La inauguración nocturna del domingo fue para dos cortos de la Escuela de Cine de Madrid, titulado “Firme usted aquí” de Rodrigo Zarza con 10 minutos de duración. Y “Stalingrado” dirigido por Anyora Sánchez de 12 minutos. Ambos con guiones acordes con le encuentro #amanecista que se producía, así se denominan los seguidores de la película ¨Amanece que no es poco”. Obras breves que bien podrían beber de los mundos grotescos y rurales que tanto les han hecho reír a los Amanecistas. Ni que decir que el éxito de público fue total en la noche del domingo.

Una actividad con diégesis sonora que cambia la reacción del espectador

Quédense con la palabrita cinematográfica: diégesis. Porque la actividad programada, no se crean, se las trae. Un sesudo Antonio Larrondo para esto de programar sesiones de cine a la luz de las estrellas. La plaza de toros se mantiene aislada de contaminación lumínica y ¡equilicuá!, se ven las estrellas en el firmamento. Otro encanto particular del lugar del que disfrutamos.

En el arte del cine se puede hablar de efectos diversos. Lo sonoro lo conforma la música, los efectos, los diálogos y la banda sonora, se los puede definir como sonido diegético y extradiegético. Palabras que proceden de diégesis, no es otra cosa que el mundo que nosotros creamos. Diegético sería propio de lo que sucede en el plano, en la narración visual, es decir, un personaje pone un disco y este suena mientras se ve en la imagen. Extradiegético, es aquel sonido que escucha el espectador y no oye el personaje.

¿Qué les parece sí antes de proyectar la película que narra las peripecias del competitivo mundo del jazz aparece un duelo de baterías de verdad?. Hecho. Escenario en el lateral de la pantalla y empiezan a zumbarle a las baquetas el trío de baterías conformado por Daniel Lillo, Lupo y Rodrigo Moya. Dando rienda suelta al sonido del jazz, el metal y lo latino, elijan ustedes el estilo que les vaya porque espectaculares se mostraron los tres músicos de la tierra en vivo.

Y después de la diégesis narrativa propia de este acto cultural, viene el momento de saltar cual Alicia en el país de las maravillas en el espejo de la pantalla. Se proyecta en castellano “Whiplash” de Damien Chazelle, una película con un magnifico guión que comenzó siendo un corto de 18 minutos. Acabó formando una película larga a la que colma una excelente banda sonora. Los uhys de la señora con las piernas sobre la silla iban en aumento ante la fatalidad del protagonista, el loco virtuosismo del batería dejaba en nuestra retinas una magistral propuesta fílmica de 2014.

El segundo encuentro con ´El cine en tu plaza´, pedía mas rigor cultural al espectador, mas entendimiento cuando la creación ronda espectros arquitectónicos visuales y sonoros con alto grado de abstracción narrativa. Y se subió el escalón, claro que en Ciudad Real se puede elevar la calidad cultural. Claro que se pueden entender diferentes narrativas sin ser eruditos de la materia. Porque las historias te pueden hacer empalizar con un batería (pregunten a la señora de los uhys), o te pueden dejar ojiplática frente a la imagen plástica de Dalí y a la mítica luna con el cohete incrustado en el ojo. Cortos con solera del cine histórico, “Viaje a la Luna” de George Méliès (1902) , mas “Destino” de Walt Disney y Salvador Dalí (1945). Eso era en la pantalla de arriba, exponiéndose la imagen de los cortos citados, desde abajo reproduciéndose en directo a modo de música incidental, llamada score, las dos composiciones del grupo ciudarrealeño Lullabies. Proyecto que comanda Edu Maldonado, y que transita la lindes de un nuevo concepto musical primitivo y experimental que contiene krautrock, inditrónica, pop experimental, lo-fi o post-punk. Lo acompañaban como siempre, Carlos Ruíz al bajo, Rodrigo Moya a la batería y Javi Tarter en los teclados. Excelsa interpretación de Edu Maldonado siempre envuelto en todo tipo de aventuras ciudarealeñas sónicas. Después Michael Gondry, un reconocido autor internacional de cine enseñándonos las aventuras de un videoclub con VHS suecados. Una joya de 2008.

Amanece que no es poco, cerró el ciclo

El domingo se proyectaba quizá la película manchega por excelencia, y no es de Almodóvar. Es de uno de Albacete que sacó la navaja de la irreverencia, la idiosincrasia subrural y que está trufada de frases míticas que recordamos todos. Para muchos la mejor película del cine español es “Amanece que no es poco” de Jose Luis Cuerda (1989), por algo será. Película que nació como encargo tras otra obra titulada “Total” (1983). Si no conocen la ´precuela` Amanecista, busquen. La contraposición metafórica de un futuro rural en el que las casas se derrumban sin que a la población le importa un pepino, deja evidentes síntomas de que Cuerda es un sabio mas allá de los diálogos. Posteriormente completando la trilogía de lo rural-cómico-intelectual, nacería ¨Así en el cielo como en la tierra¨(1995). Películas todas de corte costumbristas para pasar un rato de risa saludable. ¡¿Un pastor de pueblo como narrador que habla a cámara sobre como se libró del fin del mundo en un pueblo llamado Londres?!, eso pasa en “Total”.

El grupo de seguidores #amanecistas dio la bienvenida en forma de video antes de la proyección de la película, Juan Ángel Martínez presidente de los seguidores, que además sale en el papel del ‘niño deprimio’, provocó las primeras risas. Estos seguidores que padecen la locura #Amanecista, una enfermedad que les provoca recorrer año sí y año también los pueblos de Ayna, Liétor y Molinillos en Albacete, en busca de los escenarios naturales donde se rodó esta pintiparada obra cinematográfica. Lo de después fue un no parar de desternillarse ante tan brillante conjunción de diegésis creativa #Amanecista.

Deja un comentario