Compartir

Por Ramón R.R.

La imagen de la mujer en el teatro y, en general, en la literatura europea ha estado revestida con todo tipo de ideales de sumisión y sacrificio. Casi siempre en un segundo plano, el papel de las mujeres ha puesto especial énfasis en su maternidad y en su cualidad del ser amado (cuando decimos ser, estamos ya siendo demasiado benévolos, quizás objeto amado fuera una descripción más exacta de los arquetipos femeninos, en unas creaciones pensadas y realizadas desde la mirada masculina).

Esta tradición comienza a romperse en el siglo XIX con personajes que se rebelan contra esa docilidad femenina. Sin embargo, desde sus orígenes griegos, el teatro europeo cuenta con mujeres que encarnan arquetipos de guerreras contra el orden social que les impedía ejercer con plenitud su naturaleza humana.

Etelvino Vázquez
Etelvino Vázquez

Uno de los ejemplos más representativos de estas mujeres guerreras es ‘Elektra’. En su historia se centra el montaje con el que Teatro del Norte, dirigido por Etelvino Vázquez, abre esta noche (a las 20:00 horas) el XVI Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo de Almagro.

Sobre la elección de este montaje, en el que recogen textos de Sófocles, Eurípides, Strauss y Von Hofmannsthal, Satre o Müller, el director explica que “tiene mucha importancia porque todavía es un ejemplo de mujeres guerreras, como Medea, un arquetipo que si queda en los teatros orientales, pero que en el europeo, desapareció”.

“Lo que más nos preocupaba era que se entendiese porque a veces el teatro griego es muy farragoso”, por eso, como señala Vázquez, han optado por una puesta en escena sencilla y se han centrado en reconstruir la historia para acercarla a un público más actual. “Elektra se puede entender como una obra sobre la venganza, pero más bien lo entendemos como una obra sobre la necesidad de justicia“.

La preocupación de Etelvino Vázquez y Teatro del Norte por los arquetipos de mujeres valientes y rebeldes no arranca con esta ‘Elektra’, pues esta obra viene a culminar una trilogía de mujeres guerreras en la que también han dado vida a Mariana Pineda y a la Nora de ‘Casa de Muñecas’. De este periplo por estos grandes personajes femeninos, “se extrae que la mujer ha tenido que luchar siempre muchísimo, han tenido que ser muy duras, en el buen sentido de la palabra. Las mujeres valientes y guerreras son un ejemplo también para los hombres”.

Más de 30 años resistiendo

La presencia de Etelvino y el Teatro del Norte en el Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo, no se limita solo a la representación. La compañía recibirá el homenaje del CELCIT, centro organizador del evento, por sus treinta y un años trayectoria escénica, de investigación y docencia en torno al teatro.

Una resistencia que no ha sido nada fácil, como destaca el director de la compañía asturiana, en una comunidad autónoma “de quinta categoría” en cuanto a la inversión pública en proyectos escénicos. “Hemos aprendido a resistir y resistir” señala Vázquez, subrayando que la crisis ha hecho mucho daño al sector en todo el país, y especialmente en las provincias. “Ahora es cuando más hay que luchar, porque, como dice el refrán, lucha uno por lo que ama no por lo que odia, y esto es lo que más amamos”.

Aunque le cuesta decantarse, de todos los montajes que han realizado en estos más de 30 años, el director destaca la versión de ‘Yerma’, que volvieron a representar el año pasado con motivo del 30 aniversario. Pero más allá de las representaciones, Vázquez hace hincapié en que “al menos un cincuenta por ciento” del proyecto de Teatro del Norte está relacionado con la investigación y la pedagogía teatral. En este sentido, recuerda que actualmente gestionan el aula de teatro de la Universidad de Oviedo, así como un proyecto de trabajo social en la cárcel.

Con todos estos elementos y a pesar de que vivir en una sociedad que da la espalda al teatro “porque lo bueno es ir a ver a Cristiano Ronaldo y no se estimula la cultura“, Eltevino Vázquez asegura que Teatro del Norte sigue teniendo fuerza para continuar resistiendo. “Tenemos una visión de futuro y de permanencia y a veces mejor y otras peor, pero vamos a seguir haciendo espectáculos”.

Por último, respecto al CELCIT y sus infatigables gestores (Luis Molina y Elena Schaposnik) el director del Teatro del Norte asegura que “son unos auténticos héroes” por haber mantenido un festival durante tantos años y haber creado “un lugar tan mágico como el teatro La Veleta”.

Deja un comentario