Compartir

Por Ramón R.R.

El patio de butacas es un balcón ideal para asomarse a las miserias y las grandezas del ser humano. Más allá de risas y bellezas, el teatro es un espejo certero donde se nos muestra lo que somos con una perspectiva y emotividad que no cabe en la mirada frenética de periódicos y telediarios.

Desde esta perspectiva social, la actriz colombiana Claudia Tobo presenta esta tarde (a las 20:00 horas) en el Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo de Almagro Mariela Navas, un montaje que se adentra en la guerra que durante los últimos 50 años se ha vivido en Colombia y que se encuentra en plena actualidad, después de que hace unos días fracasar el referéndum que pretendía consolidar el proceso de paz.

Claudia Tobo interpretando 'Mariela Navas'
Claudia Tobo interpretando ‘Mariela Navas’

Mariela Navas es un acercamiento a las víctimas, a los campesinos que son los que han sufrido lo peor de la guerra en Colombia“, explica Tobo, que en esta producción de la compañía La máquina poética, se mete en la piel de una mujer que llega a los suburbios de Bogotá huyendo de su pueblo, donde su padre fue asesinado y su hermano desparecido.

La obra, que pertenece al género de teatro documento, ha sido escrita partiendo de los testimonios directos de víctimas del conflicto armado. “Alrededor de un setenta por ciento de los textos son testimonio literales de desplazados”, asegura la actriz, destacando que este trabajo con las fuentes directas, dota a la obra de un trasfondo informativo sobre la situación de las víctimas. “Aporta una noción en primer persona del conflicto, porque solo sabemos lo que nos llega a través de las agencias de noticias, los grupos políticos o los líderes, pero realmente con los campesinos, con los que viven en esa especie de cotidianidad del horror, no entramos, no nos sentamos con ellos para intentar comprender su dolor”.

A pesar del drama que motiva la obra, Claudia Tobo ha querido incluir en el montaje un contrapunto cómico “porque había que ponerle un poco de la indiosincrasia colombiana que es reírse hasta de la muerte“.

Al preguntarle sobre lo sucedido en los últimos días en su país y los resultados del referéndum, la actriz señala que “si se ve el mapa de las votaciones está clarísimo que hay una Colombia dividida, pero esa división, a parte de ideológica, tiene que ver con el perdón. Una cosa es hablar del perdón del perdón desde fuera y otra es cuando han sido los tuyos a los que te han quitado”. En este sentido, la actriz considera que el personaje de su obra “tampoco tendría muy claro qué votar”, lo que pone de manifiesto que lo sucedido con todo el proceso de paz “habla sobre el conflicto interno que tienen los colombianos, entre ellos y consigo mismos“.

Sobre la posible solución, la actriz apuesta por el diálogo, aunque es consciente de que no es una tarea fácil. “Estamos en un mes crucial para ver si se mantiene el alto el fuego o volvemos a la guerra, lo cual sería terrible. Mi yo esperanzado sueña con la paz, pero mi yo realista tiene mucho miedo“, concluye.

Mirar más a Latinoamérica

Con la amplia perspectiva que le da su origen colombiano y una carrera profesional en España de más de 15 años, Claudia Tobo, considera que desde nuestro país se presta muy poca atención a lo que sucede al otro lado del Atlántico. “En España tienen ese afán de mirar hacia Europa, cuando es pequeñito y está en crisis, y no a América Latina, con quien nos une una lengua y una historia común. España debería abrir los ojos hacia América Latina porque es muy grande y desbordante en creación”.

Aunque ha participado en alguna producción durante el Festival de Teatro Clásico, esta es la primera vez en la que la actriz representará una propuesta dirigida e interpretada por ella misma. “Almagro impone como ciudad, es como un templo al teatro en España. Aquí todas las obras tienen una carga especial aunque ya las hayas visto en Madrid”, señala la actriz, con ganas de poder vivir esta nueva experiencia en el Festival Iberoamericano.

Deja un comentario