Compartir

El actor Juan Echanove se mete en la piel de Quevedo, dentro de la obra ‘Sueños’, con la que actúa por primera vez en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro para actualizar a nuestro tiempo la crítica desgarrada y profunda que realiza el autor a la España del siglo XVII.

Durante la rueda de prensa, en la que ha estado acompañado por el director del montaje, Gerardo Vera, y la directora del Festival de Almagro, Natalia Menéndez, Echanove ha destacado la vigencia que mantiene este texto y el referente que sigue siendo Quevedo frente a los abusos del poder “en un país donde todavía se pena la libertad de expresión”.

Foto: J. Alberto Puertas

Citando varios casos de personas que han sufrido las consecuencias de la Ley Mordaza, el actor ha lamentado que en la España actual se siga poniendo en jaque la libertad de expresión y “si dices algo contrario a la religión o a los estamentos del poder, te caen dos años de cárcel y a un tío que roba 300 millones no le cae nada”.

En este sentido, Echanove ha reconocido que existe un claro vínculo entre nuestra sociedad y la que vivió el autor. “Más que Quevedo fuera un visionario, creo que somos nosotros los que estamos retrocediendo al Barroco. Estamos viviendo la decadencia barroca”, argumentaba el actor, subrayando que, en estos contextos, resultan especialmente necesarias figuras como Quevedo que “se atrevió a decir las cosas, porque hoy en día muy poca gente se atreve a decir las cosas”.

Sobre el trabajo personal para interpretar a Quevedo, Echanove ha detallado el extenso trabajo interpretativo para meterse en la piel de este personaje “que nada tiene que ver conmigo y que sé que me hace muchísimo daño”. Porque como ha comentado, esta es una obra que “habla sobre el dolor” y necesitas sentirlo para poder transmitirlo. “Lo que tengo que hacer es abrir mi interior y quedarme en un estado de sensibilidad profunda”, ha remarcado.

El veterano actor ha reconocido que le resulta especialmente motivador poder representar por primera vez en Almagro, “para un actor estar en el Festival de Almagro es síntoma de que algo has hecho bien”.

Por su parte, el director del montaje, Gerardo Vera, ha comentado que este ha sido el espectáculo “más difícil”, pero al mismo tiempo “el más gozoso” que ha tenido en su extensa carrera teatral.

El proceso de creación ha supuesto un contacto profundo con “lo bueno y lo malo” que habita en el alma de Quevedo para recrear desde ahí la decadencia de un imperio en decadencia. Sobre esta cuestión, Vera ha explicado que no quería acercarse a los clásicos para “hablar ni del honor ni de la honra, sino del imperio cuando le viene la sifílis, cuando todo ese mundo glorioso del XVI se va a la mierda”.

Para Vera el resultado final que han conseguido con estos ‘Sueños’ supone “el descubrimiento de Quevedo para un país analfabeto como España” y ha asegurado que a lo largo de las representaciones que han realizado de la obra en Madrid ha podido constatar que “nadie que haya entrado a ver sueños ha salido igual que ha entrando”.

Sobre la interpretación de Echanove, el director del montaje ha remarcado el trabajo de transformación radical que lleva a cabo sobre el escenario y cómo es capaz de generar “tal movimiento interior que te lleva por un tobogán emocional”.

‘Sueños’ se representa desde hoy hasta el domingo, a las 20:00 horas, en la Antigua Universidad Renacentista de Almagro.

Deja un comentario