Compartir
Publicidad

Detrás del desparpajo que se gasta Redifusión cuando sube al escenario, se esconde una tímida informática que, lejos de los estereotipos asociados a su profesión, lleva años compaginando el lenguaje de programación con el de las emociones. Con su estilo versátil y desenfadado, que mezcla crítica, humor, emoción y bailes tonales, ha conseguido conquistar al público de Slam Poetry Ciudad Real durante toda la temporada y en la última velada, con homenaje incluido, consiguió matemáticamente convertirse en la representante de la ciudad para la próxima final nacional que se celebrará en Valencia.

Su andadura en el mundo del slam es relativamente corta. Redifusión participó por primera vez en noviembre de 2016 aprovechando una “crisis vital” que le hizo reconfigurarse. “Me fui del trabajo donde estaba y tuve un cambio de mentalidad que me llevó a intentar cosas nuevas”, explica. Aunque ya llevaba muchos años escribiendo, decidió que había llegado el momento de compartirlo y no solo en el slam, sino también en su faceta de monologuista que también sacó a la luz en aquel momento.

A pesar de que su sentido del humor también se muestra de vez en cuando en sus textos slam porque “la tontá está siempre presente en mi vida”, la joven tiene claro que hay una separación entre su parte monologuista y su parte slamer. “Siempre he tenido muchas inseguridades como mujer y quería que el slam fuera el espacio donde potenciar eso, para intentar sentirme más femenina y jugar mucho con la voz, intentando demostrar una seguridad que, en realidad, no tengo”.

La escritura ha sido siempre para ella una especie de terapia “porque me como mucho la cabeza y lo mejor es sacarlo y darle una forma para tenga sentido”. Pero también ha ido desarrollando una parte de juego para tratar de probar cosas nuevas en cada texto, con los que poco a poco, fue ganándose al público del slam, que define como “un ambiente que te anima a compartir, donde ves que no hay mal rollo y está lleno de gente muy amable”.

Sin más pretensión que seguir jugando, Redifusión aborda su presencia en la final nacional como una oportunidad de vivir una “experiencia y convivir unos días con gente que te puede aportar muchas cosas”. Aunque asegura sentir cierta responsabilidad por representar a Ciudad Real, no tiene más aspiración que disfrutar del evento, “mi ambición no es escalar en este mundo, sino simplemente probar cosas”.

Redifusión será la segunda mujer que represente a Ciudad Real en un nacional, aunque tira de sentido del humor para no cargarse de responsabilidades, “si me tengo que poner a pensar que también represento a la mujer, lo mismo me da algo”. Respecto a la situación de las mujeres en el mundo slam, ella no aprecia un desequilibrio con los hombres y considera que si ganan más hombres es por la tendencia del público a valorar más “textos que son muy críticos y agresivos con temas políticos y sociales, que siempre ha partido más de hombres que de mujeres”.

Antes de despedir la entrevista, Redifusión aprovecha para agradecer a la gente que organiza el slam, por “el trabajo y las horas que dedican sin recibir nada a cambio” y para animar a todos los que tengan la manía de ponerle palabras a sus inquietudes vitales a que prueben a compartirlo en el micrófono de Slam Poetry.